Un banal e irresponsable hipercrítico

No es esto un cuento absoluto, ni un intento para arremeter indiscriminadamente contra una generalizada categoría.  Tampoco es una historia. Es un no-cuento, una no-historia. Es un mensaje personal, pero abierto, dejado andar libremente para que llegue a sus destinatarios. De hecho, tampoco hay rígidos destinatarios. Serán los distintos receptores quienes valorarán autónomamente donde colocarse, si avalarlo, repudiarlo o esconderse tras la hipócrita máscara de la indiferencia. Igualmente no es importante definir quien es el protagonista. El sujeto podría ser inexistente, podría tratarse de una persona específica, incluso podría ser yo, y al mismo tiempo podrían ser centenares o miles de personas. Su autenticidad va mucho más allá de una existencia física y su validez es independiente de cualquier caso concreto. Lo siguiente es un pedazo de vida de un muchacho cualquiera -perdónenme por la declinación masculina- que en sus hombros advierte todo el insoportable peso de lo que significa ser un joven cubano con ganas de decir algo en la Cuba de hoy. Continúa leyendo “Un banal e irresponsable hipercrítico”

Terapia de choque

leche“Nunca admitiremos en la Cuba revolucionaria terapias de choque”, esas fueron las palabras del presidente Raúl Castro en diciembre de 2013, en ellas pensaba en el mismo momento en que leía sobre el reciente aumento del precio de la leche en polvo en las tiendas recaudadoras de divisas (TRD). Debo aceptar que aunque la medida de aumentar el precio a productos como la leche, uno de los renglones más importantes de la canasta básica nacional, dista mucho de clasificar con las medidas de “terapia de choque que estamos viendo en la rica y llamada culta Europa”, debemos aceptar que constituyen un duro y sentido golpe en el bolsillo del cubano común.

“Hace unos años fue el aceite, luego los huevos y hoy es la leche, ¿mañana que será?”, me decía una de mis vecinas. Y es cierto. Cuando en 1959 se decidió impulsar una Revolución y luego adoptásemos el socialismo como el modelo de país a construir una cosa estaba clara: hay que proteger al pueblo y hay que gastar cada centavo por él. Es por que cuando leo la noticia sobre el incremento del precio no hago más que preguntarme a quien debemos proteger: ¿al pueblo o al sistema empresarial? Continúa leyendo “Terapia de choque”

“O Miramar o Centro Habana”: concierto para nuevos ricos y humildes

Preludio

Durante una intervención en julio del año pasado ante la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento cubano, Marino Murillo, vicepresidente del Gobierno cubano expresaba que: “No habrá concentración de la propiedad y la riqueza en manos de unos pocos, los cual no niega o deslegitima los ingresos lícitos, los que provienen del esfuerzo y el trabajo, que siempre serán bienvenidos”.

Tanto el vicepresidente Murillo Jorge como algunas otras figuras del Gobierno y la política cubana han expresado en varias ocasiones que las políticas de “actualización” (reforma o cambios) de la economía cubana perciben un único objetivo: “la igualdad de condiciones para el desarrollo del ser humano”; o lo que es lo mismo, y así lo definió en uno de sus últimos discursos el presidente cubano Raúl Castro: “un socialismo menos igualitario y más justo”.

Alejada de los escenarios construidos desde los discursos políticos y los medios oficiales, hay una realidad que no es secreto para nadie pero si resulta incómoda para algunos oídos: los nuevos ricos, una clase que avanza y se anquilosa en Cuba, hijos bastardos de la actualización y de las transformaciones económicas que desde el año 2011 han venido ocurriendo en Cuba. Continúa leyendo ““O Miramar o Centro Habana”: concierto para nuevos ricos y humildes”

¿Por qué es necesario volver al Capitolio?

4 Capitolio-Cúpula interiorPor: Yohan González

El titular en Cubadebate poco develaba la significación e impacto de la noticia. “Restauran Capitolio Nacional, Teatro Martí y Sloppy Joe” era el encabezado. Para algunos como yo, el titular no es una novedad. Acostumbrado a circular por las zonas del Centro Histórico de la capital cubana (convertido desde hace unos meses en mi hogar), ya es común para mí la imagen de un Capitolio “cerrado por restauración” y ocupado, sobre todo en días recientes, por andamios y del ir y venir de camiones llenos de materiales de la construcción. Pero en la noticia, más allá de la reciente reinauguración del Sloppy Joe Bar o de la reapertura el próximo noviembre del Teatro Martí, el regreso del poder legislativo cubano (Asamblea Nacional del Poder Popular) al Capitolio Nacional literalmente se robó el show.

El anuncio vino en voz de Eusebio Leal, historiador de la ciudad, uno de los hombres que más ha hecho en los últimos años por recuperar nuestra memoria y patrimonio. Quizás no era el indicado para dar tan magno y significativo anuncio, esperaba que fuera “informado” por Esteban Lazo, presidente de la Asamblea, o que una protocolar y bien redactada Nota Oficial en Granma comunicara al pueblo y al mundo la noticia. De todas formas los rumores son ciertos y ya están confirmados: 54 años después, volveremos al Capitolio. Pero, ¿por qué es necesario volver? Continúa leyendo “¿Por qué es necesario volver al Capitolio?”