Contra la prostitución y por la libertad de decisión

El crecimiento sustancial del número de turistas que cada año deciden visitar la mayor de las Antillas, unido al incremento de viajeros norteamericnos que habrá con el avance de la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos,  abre una cuestión espinosa sobre un tema que necesita ser tratado con muchas cautelas y resuelto con más contundencia: la prostitución en Cuba. Continúa leyendo “Contra la prostitución y por la libertad de decisión”

Aquí no ofrecemos putas

Me gustaría pensar que aquel post que escribí hace un año, bajo el título “Viaje al país de las putas”, acabó con el blog y se convirtió en el fruto más exitoso que la unión de mis dedos con un teclado haya podido parir. Pero la realidad es bien otra. Las más de diez mil visitas a mi escrito no son índice de calidad de mis palabras sino – y lo afirmo con pena y vergüenza – de una terrible degeneración del imaginario turístico occidental. Continúa leyendo “Aquí no ofrecemos putas”

Viaje al “país de las putas”

ANTES

Temporada de vacaciones. De invierno o de verano, no importa. Dos jóvenes amigos italianos, Marco y Luigi, entran en una agencia de viaje para pedir consejos sobre algún sugestivo destino. No saben el dónde pero sí están muy claros del cómo. Buscan diversión, pura y sencilla. Y a esta edad y en este contexto cultural, un viaje de diversión, sobre todo si es intercontinental, se traduce casi automáticamente en turismo sexual.

El empleado que los atiende, casi más entusiasmado que ellos, no tiene dudas al respeto. Cuba es lo que Marco y Luigi necesitan. En una orgia de machismo y grosería, les cuenta grandes historias sobre aquella tierra del sexo fácil, un país donde cada turista, con un mínimo savoir-faire y un rudimental conocimiento de la lengua, puede plácidamente conquistar los corazones -y poseer los cuerpos- de las exóticas mulatas antillanas. “Allí las chicas te comen vivo. Son putas por pasión y por vocación, no por dinero. Todas las cubanas llevan una puta por dentro. Todas”, quiere finalmente aclarar, para que no quepan dudas al respeto. Otra empleada, una mujer sentada en el escritorio al lado, escucha con mirada pícara la interesante explicación comercial y sin el mínimo pudor respalda con un tímido movimiento de cabeza todos los apasionantes pronósticos de su colega. Continúa leyendo “Viaje al “país de las putas””