Enciende la TV que están jugando en México

Por: Yohan González Duany

El pasado sábado 22 de junio en mi casa no se vio telenovela brasileña a las 8 y media de la noche, ni la película de Multivisión, ni la Edición Central de Telesur ni mucho menos la programación “ilustrada” del Canal Educativo. Tan pronto terminó el Noticiero, sintonicé TeleRebelde y me dispuse a observar un programa atípico, polémico y a la vez renovador.

Michel Enriquez, Alfredo Despaigne y Yordanis Samón serán los primeros peloteros cubanos en activo en jugar en ligas profesionales.
Michel Enriquez, Alfredo Despaigne y Yordanis Samón serán los primeros peloteros cubanos en activo en jugar en ligas profesionales.

Por primera vez en la historia reciente de la TV cubana se emitía un programa en vivo para Cuba desde un estudio de un canal mexicano (Telemar de Campeche). Era una emisión especial de La jugada perfecta, programa habitual en la programación de Canal Habana. Desde México, un sonriente, privilegiado y “picante” Héctor Villar nos presentaba a los primeros peloteros cubanos en activo que van a jugar en una liga profesional de béisbol: el pinero Michel Enriquez y los granmeses Yordanis Samón y Alfredo Despaigne. Ellos son los primeros peloteros profesionales cubanos “legalizados” en los últimos 52 años y han recibido, a diferencia de algunos que se fueron, el derecho a ser  transmitidos y entrevistados en TeleRebelde.

Si Eddy Martin o Héctor Rodríguez, maestros de la narración y el comentario deportivo, vieran lo mismo que yo vi ayer, con el respeto a la memoria de ambos, dirían lo mismo que yo dije: “No me lo creo”. Continúa leyendo “Enciende la TV que están jugando en México”

Boxeo nuevo con fuerte tufo a viejo

Por: El Colimador

guantes-boxeoCrecí oyendo decir que el boxeo profesional era lo peor que había en el deporte; una mafia hedionda que chupaba hasta el último peso del pugilista y lo tiraba luego a la calle cuando ya era un guiñapo humano, casi subnormal por los golpes recibidos en la cabeza. Para probarlo, me decían, y yo mismo leía en la prensa, estaba el ejemplo de Kid Chocolate, el negrito cubano de los pesos pluma que había ganado el título mundial en 1931, amasado una fortuna en dólares, paseado La Habana carro del año y muerto cincuenta años después solo y sifilítico sin un peso en el bolsillo.

Crecí oyendo que la Revolución había dignificado el boxeo al abolir las peleas profesionales, en las que se peleaba lo mismo por miles de pesos que por unas pocas pesetas. Me contaron que el boxeo bueno era el de las Olimpiadas, donde gracias a la política revolucionaria y a la ayuda de nuestros camaradas del Campo Socialista pronto comenzamos a obtener resultados hasta catapultearnos (gracias a la nave insignia del deporte cubano) al !quinto lugar por países! en las Olimpiadas de Barcelona en 1992. Continúa leyendo “Boxeo nuevo con fuerte tufo a viejo”