El patrimonio VS el deterioro y el olvido.

DSCF2277

Se entiende por Monumento Nacional todo centro histórico urbano y toda construcción, sitio u objeto que, por su carácter excepcional, merezca ser conservado por su significación cultural, histórica o social para el país y que, como tal, sea declarado por la Comisión Nacional de Monumentos.

Artículo 10, LEY No. 2 DE LOS MONUMENTOS NACIONALES Y LOCALES

Hace algunos meses comenté en este blog sobre el estado en que se encuentra el histórico Convento de Santa Clara, ubicado en la Habana Vieja. El pasado 18 de marzo se cumplieron 90 años de la protesta cívica de jóvenes representantes de la intelectualidad cubana contra la corrupción republicana conocida como La Protesta de los Trece, bautizo político de ese genial cubano que fue Rubén Martínez Villena. Por información de fuentes dentro de la Oficina del Historiador de la Ciudad, pude conocer que existe la intensión de rescatar el Convento y reparar las áreas que se han perdido aunque por la envergadura de la obra de restauración y el costo de la inversión no será cosa de semanas y meses sino de años y hasta de comisiones de aprobación de financiamiento. Solo espero que en breve tiempo, quizás antes de que se cumpla el centenario de la Protesta podamos contar con un Convento de Santa Clara en mejores condiciones y devuelto a su esplendor de antaño.

Pero hoy no me referiré al Convento, a pesar de que algunas de sus áreas se encuentran casi en ruinas o invadidas por la maleza y hasta por árboles de Tamarindo, hay otras edificaciones de trascendencia nacional y cultural que ya hemos perdido.

En pleno  Centro Habana existe un edificio que por su trascendencia para la cultura nacional fue designado en su momento como Monumento Nacional. Para nada es el Hotel Inglaterra ni el Capitolio Nacional, dos edificaciones ubicadas en la zona que tienen dicha condición, la primera desde 1981 y la segunda desde 2010. En la intersección de las calles Amistad y Barcelona, a menos de 100 metros del Capitolio se encuentra una edificación que por sus condiciones actuales sería muy difícil calcular su valor patrimonial y sobre todo destacar su condición de Monumento Nacional. Pequeña, oxidada y hasta olvidada por el pasar de los años y la ignorancia de muchas de las personas que día a día pasan enfrente de ella, se conserva una tarja de bronce que enuncia en letras mayúsculas la diferencia de esta edificación con sus vecinas de la calle Amistad: MONUMENTO NACIONAL, reza la tarja. Continúa leyendo “El patrimonio VS el deterioro y el olvido.”

¿Qué pasó con el Santa Clara?

columnas-convento-de-santa-clara-liborio-nobalUbicado en la barriada de Belén en el municipio La Habana Vieja se encuentra una edificación que rebosa de historia y simbolismo para la cultura y la arquitectura cubana.  El Convento de Santa Clara, inaugurado en 1644, fue el primer convento femenino que existió en La Habana. La compra fraudulenta del Estado de este verdadero patrimonio nacional fue motivo de la llamada Protesta de los Trece en marzo 1923, bautizo político de Rubén Martínez Villena y Juan Marinello, figuras imprescindibles de la historia cubana. Continúa leyendo “¿Qué pasó con el Santa Clara?”