Hijos de papá

En carta de despedida dirigida a Fidel Castro en 1965, el comandante Ernesto “Che” Guevara expresó: “(…) no dejo a mis hijos y mi mujer nada material y no me apena: me alegra que así sea. Que no pido nada para ellos pues el Estado les dará lo suficiente para vivir y educarse.

El Ernesto padre, que sabía los riesgos a los que se enfrentaba en su viaje a Bolivia, les transmitía un pedido a sus hijos en su  carta de despedida a ellos: “Crezcan como buenos revolucionarios”. Sin embargo, ni el mismo Che podría imaginar que años después su hijo menor ganaría dinero rentabilizando uno de los episodios más enigmáticos de la vida de su padre: los viajes junto a Alberto Granado a través de América del Sur. Continúa leyendo “Hijos de papá”