El Granma vs los repasadores

Al parecer el Diario Granma ha sacado licencia para  convertirse en el azote del cuentapropismo en Cuba. Incapaz, gracias al secretismo, de centrarse en analizar aspectos esenciales para el cubano común como el salario, los precios en el mercado minorista, los suministros agropecuarios, el nivel de vida de los ciudadanos o los problemas de corrupción en X ministerio, empresa -estatal o mixta- o UEB, el Diario anda haciendo su verano con los cuentapropistas, cosa que en lo personal no veo para nada mal, aunque creo que la satanización se está pasando de los niveles normales.

Hace unos días -el 11 de octubre para ser más exacto-el órgano oficial del Comité Central del PCC sentó a los repasadores en el banquillo de los acusados y se dispuso a analizar, siempre desde la perspectiva mirar más lo malo que lo bueno. El polémico y muy cuestionable artículo de la periodista Lissy Rodríguez Guerrero deja, para todo aquel que sea ajeno al tema, la sensación de que la educación en Cuba tiene un nuevo enemigo: los repasadores y sus métodos de “explotación”.

El mismo día en que el Granma divulgaba su artículo, el colega y amigo Ruslán publicaba sus impresiones sobre el asunto en un contundente post. Con sus palabras coincido plenamente y en ese momento no quise emitir una opinión personal ni mucho menos dedicar líneas de mi blog a analizar el tema. Pero este fin de semana, un diálogo bien interesante con colegas de la Universidad además de una sugerencia muy especial de una amiga bloguera, me han motivado a escribir y dar mi opinión, personal y en el terreno sobre el tema de los repasadores. Continúa leyendo “El Granma vs los repasadores”

Crónicas del pasado: El pulpetín.

hamburguesa-proteína-vegetalEstoy seguro que muchas personas que estarán a punto de comenzar a leer esta crónica nada deben de saber del pulpetín o de su subsistencia. Su existencia y su sabor solo están reservados para aquellos que como yo tuvimos la dicha de estudiar en el Politécnico Fernando Aguado y Rico. Pero personalmente, bendito aquel que se salvó de probarlo, pues en realidad, no se perdió absolutamente nada. Pero, ¿qué es el pulpetín? Continúa leyendo “Crónicas del pasado: El pulpetín.”