Terapia de choque

leche“Nunca admitiremos en la Cuba revolucionaria terapias de choque”, esas fueron las palabras del presidente Raúl Castro en diciembre de 2013, en ellas pensaba en el mismo momento en que leía sobre el reciente aumento del precio de la leche en polvo en las tiendas recaudadoras de divisas (TRD). Debo aceptar que aunque la medida de aumentar el precio a productos como la leche, uno de los renglones más importantes de la canasta básica nacional, dista mucho de clasificar con las medidas de “terapia de choque que estamos viendo en la rica y llamada culta Europa”, debemos aceptar que constituyen un duro y sentido golpe en el bolsillo del cubano común.

“Hace unos años fue el aceite, luego los huevos y hoy es la leche, ¿mañana que será?”, me decía una de mis vecinas. Y es cierto. Cuando en 1959 se decidió impulsar una Revolución y luego adoptásemos el socialismo como el modelo de país a construir una cosa estaba clara: hay que proteger al pueblo y hay que gastar cada centavo por él. Es por que cuando leo la noticia sobre el incremento del precio no hago más que preguntarme a quien debemos proteger: ¿al pueblo o al sistema empresarial? Continúa leyendo “Terapia de choque”

¿Y para qué sirve la CTC?

“Los sindicatos no están para repartir hoteles, los sindicatos están para luchar para que todos los trabajadores puedan ir a un hotel cuando quieran”, así, sin pelos en la lengua, se expresó una delegada durante el XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) que, con bombos y platillos, acaba de culminar el sábado pasado.  La delegada, cuyo nombre y provincia no pude grabar en mi mente, marcó con sus palabras un giro de 180 grados en cuanto a la tendencia de los dirigentes sindicales que estamos acostumbrados a ver. Según un amigo periodista, quien tuvo la oportunidad de cubrir de cerca las labores del Congreso, el cónclave parece marcar un antes y un después en la práctica de la CTC, organización que nuclea a la gran mayoría de los trabajadores cubanos y es la única que oficialmente y constitucionalmente está reconocida.

Para los cubanos CTC rima con cotización o con asambleas de afiliados, por lo que, encontrar una dirigente sindical que reclame que la función del Sindicato es luchar por que cada trabajador tenga la posibilidad de vivir y disfrutar de su salario es, sin lugar a dudas, obra y milagro del divino virus del cambio de mentalidad. Continúa leyendo “¿Y para qué sirve la CTC?”

“O Miramar o Centro Habana”: concierto para nuevos ricos y humildes

Preludio

Durante una intervención en julio del año pasado ante la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento cubano, Marino Murillo, vicepresidente del Gobierno cubano expresaba que: “No habrá concentración de la propiedad y la riqueza en manos de unos pocos, los cual no niega o deslegitima los ingresos lícitos, los que provienen del esfuerzo y el trabajo, que siempre serán bienvenidos”.

Tanto el vicepresidente Murillo Jorge como algunas otras figuras del Gobierno y la política cubana han expresado en varias ocasiones que las políticas de “actualización” (reforma o cambios) de la economía cubana perciben un único objetivo: “la igualdad de condiciones para el desarrollo del ser humano”; o lo que es lo mismo, y así lo definió en uno de sus últimos discursos el presidente cubano Raúl Castro: “un socialismo menos igualitario y más justo”.

Alejada de los escenarios construidos desde los discursos políticos y los medios oficiales, hay una realidad que no es secreto para nadie pero si resulta incómoda para algunos oídos: los nuevos ricos, una clase que avanza y se anquilosa en Cuba, hijos bastardos de la actualización y de las transformaciones económicas que desde el año 2011 han venido ocurriendo en Cuba. Continúa leyendo ““O Miramar o Centro Habana”: concierto para nuevos ricos y humildes”