Remain / Leave

Mil doscientos sesenta y cuatro kilómetros separan Londres de Madrid. Roger Patterson y Andras Jones son dos de los 76 pasajeros del vuelo 8754 de British Airways, uno de los más de 27 vuelos diarios que en cerca de dos horas y media conectan a las otrora capitales de los imperios más extensos y poderosos de la Europa Occidental.

Abordan por separado el mismo avión con las mismas intenciones. Son parte de los diez millones de turistas británicos que eligen cada año España como destino vacacional: turismo y paseo en Madrid, playa y sol en Benidorm. Es junio de 2016. Continúa leyendo “Remain / Leave”

Cuba, los congresos, la catarsis y la gaveta.

Es hora de partir hacia La Habana. Maletas en mano y ataviados con pullovers y gorra se disponen a embarcase hacia la terminal de trenes. Atrás quedan meses de preparación, discusiones de documentos base, asambleas de balance, procesos de elección de delegados directos, reuniones preparatorias y consultas a puertas cerradas en las oficinas del Partido provincial.

Minutos antes abordar el expreso hacia Occidente, se despiden de las principales autoridades provinciales; a lo lejos suena la música de una conga acompañada quizás de la canción identificativa de la magna cita. Kilómetros de viaje e incomodas horas sentados en un asiento de tren es el precio a pagar para llegar a una ciudad que se despierta como el Olimpo, la morada de los dioses.

En la Terminal Central de Ferrocarriles vuelven a sonar las congas –están quizás los Guaracheros de Regla. Con los maletines en las manos se encaminan hacia los dirigentes nacionales -y quizás algún funcionario del Comité Central- quienes le darán la mano y la bienvenida. A las afuera, los relucientes ómnibus Yutong esperan a los delegados. El viaje hacia la villa será cuestión de segundos. Cual celebridades, las calles rendirán pleitesías a sus huéspedes de lujo anunciados por el sonido y la presencia de motos escoltas de tránsito. Otra conga a la entrada de la villa, se vive un ambiente de fiesta, el congreso ha comenzado. Continúa leyendo “Cuba, los congresos, la catarsis y la gaveta.”

El rostro de los campeones (crónica + fotorreportaje)

Por: Yohan González

DSCF1803Tienen entre 7 y 14 años y sueñan jugar en el Bernabeu o en el Camp Nou. Discuten sobre si Neymar puede superar a Messi o si Cristiano Ronaldo puede ganar el Balón de Oro del próximo año. Dominan cifras y estadísticas con exactitud, llegando incluso a rivalizar con Reinier González o Sergio Ortega como comentaristas deportivos.

Cada uno viste diferente, sin patrocinio ni  jugosos contratos de imagen. Visten según la economía de sus familias que puede permitir que algunos vistan las camisetas de sus equipos favoritos, o que otros, menos desfavorecidos, lleven pullovers blancos con nombres y números escritos con plumón.

Juegan en una suerte de estadio tercermundista sin pasto sintético ni dimensiones olímpicas. Sus hinchas no son nada más que sus padres o familiares, esos que hacen las mil y una maravillas para continuar sosteniendo el sueño futbolístico del “campeón” de la casa. Continúa leyendo “El rostro de los campeones (crónica + fotorreportaje)”

High Level

DSCF2138

Gajes del oficio me permitieron visitar este martes el Palacio de las Convenciones. En medio de una pertinaz lluvia que en la mañana ahogó literalmente a La Habana y su gente, la majestuosidad y misterio del complejo me recibió aproximadamente a las 10 y 25 AM. Una vez entré, medio empapado y preocupado por llegar tarde, me recibió el reluciente y activo lobby del Hotel Palco. Mientras iba casi de memoria hacia la sala en la que tenía lugar el evento en que participaría, recordaba la primera vez que pisé el complejo. Era yo un niño prácticamente cuando de conjunto con cientos de delegados e invitados de todo el país, participé en el III Congreso de la OPJM, era el lejano 2001, cuanto tiempo ha pasado, cuantas cosas han cambiado. Recuerdo como de conjunto con los muchachos de la capital jugaba en aquellos largos pasillos, dándoles fuertes dolores de cabeza a quienes nos atendían. Pero lo que más remembroy nunca olvido, fue el momento en que entramos por primera vez a la Sala 1, quizás el lugar que los cubanos más conocemos y asociamos directamente al Palacio de las Convenciones.

Ubicado en el habanero reparto Cubanacán (llamarlo “reparto” sería como una falta de respeto a lugares como San Agustín o Alamar, pero bueno, así aparece en el mapa), el Palacio de las Convenciones es quizás el segundo complejo más bello de la zona, solo antecedido de manera bien merecida por la grandeza del Instituto Superior de Arte (ISA), que se encuentra a solo unos pasos de allí. Para muchos cubanos la sola mención del lugar provoca asociarlo con la Asamblea Nacional, los discursos de Fidel o más recientemente los de Raúl además de vincularlo con cuanto evento internacional de alto nivel y rigor se pierda en La Habana. Algunos como mi mamá, creen que allí hay que entrar prácticamente de traje y corbata, “hay que ir bien vestido, eso es high level”, me dijo en la mañana mientras me ayudaba a escoger la ropa para vestirme.

Pero mientras regresaba a casa y me decidía a si escribir o no un artículo sobre mi estancia, me preguntaba: ¿por qué los cubanos lo consideramos como de otro nivel? Continúa leyendo “High Level”