Juventud cubana: ¿apolítica o defraudada?

En un artículo publicado en la edición dominical del periódico Juventud Rebelde, el periodista Yoerky Sánchez Cuellar se acercó al peludo y controversial tema de los jóvenes apolíticos en Cuba apelando a la historia de un joven llamado Maikel (no se sabe si producto de la ficción o de la realidad) con quien, según sus palabras, “se puede hablar de todo, menos de política”. Desde su artículo, Sánchez Cuellar aborda el problema de la apatía y el nihilismo en los jóvenes cubanos y da, como causa única del mismo, a los esfuerzos de “quienes intentan desarticular las bases de nuestro sistema”.

Estoy seguro que Yoerky, desde su condición de director de la revista Alma Máter (medio de comunicación de todos los universitarios cubanos fundado en 1922 por ese genial e insuperable líder juvenil que fue Julio Antonio Mella), tendrá un acercamiento directo a la realidad y la forma de pensar de esos seres que, al citar a Bertolt Brecht, llama analfabetos políticos. No obstante me permito, desde mi humildad de bloguero y mi condición de joven cubano, estar en divergencia con la gran mayoría de sus reflexiones. Continúa leyendo “Juventud cubana: ¿apolítica o defraudada?”

Anuncios

¿Y para qué sirve la CTC?

“Los sindicatos no están para repartir hoteles, los sindicatos están para luchar para que todos los trabajadores puedan ir a un hotel cuando quieran”, así, sin pelos en la lengua, se expresó una delegada durante el XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) que, con bombos y platillos, acaba de culminar el sábado pasado.  La delegada, cuyo nombre y provincia no pude grabar en mi mente, marcó con sus palabras un giro de 180 grados en cuanto a la tendencia de los dirigentes sindicales que estamos acostumbrados a ver. Según un amigo periodista, quien tuvo la oportunidad de cubrir de cerca las labores del Congreso, el cónclave parece marcar un antes y un después en la práctica de la CTC, organización que nuclea a la gran mayoría de los trabajadores cubanos y es la única que oficialmente y constitucionalmente está reconocida.

Para los cubanos CTC rima con cotización o con asambleas de afiliados, por lo que, encontrar una dirigente sindical que reclame que la función del Sindicato es luchar por que cada trabajador tenga la posibilidad de vivir y disfrutar de su salario es, sin lugar a dudas, obra y milagro del divino virus del cambio de mentalidad. Continúa leyendo “¿Y para qué sirve la CTC?”

El Colimador: ¿Volver al Capitolio o volver atrás?

Nota del editor: El colega y amigo El Colimador redactó desde su blog (elcolimador.cubava.cu) este post donde expresa su opinión sobre la posible “mudanza” de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba hacia el Capitolio de la Habana.

Aunque no estoy de acuerdo con algunos de los planteamientos de su artículo y hemos discutido personalmente sobre el asunto durante estos días, soy una persona que ama y defiende el ejercicio de la libertad de opinión y pensamiento. Es por ello que publico su artículo como forma avivar el debate sobre el  “regreso al Capitolio”, un tema obviado por muchos en Cuba y el extranjero.

El Colimador sabe que muy pronto dedicaré un artículo para defender mi posición frente a la suya. Quizás no estamos de acuerdo en este asunto (nunca esperé que pasara),  pero creo que las posiciones de ambos reflejan que en Cuba los tiempos de la unanimidad de opinión se acabaron  o quizás nunca existieron…

Yohan González (Editor Desde mi ínsula)

¿Volver al Capitolio o volver atrás?

Por: El Colimador

Brillante-del-Capitolio

Hace unos días mi buen amigo Yohan publicó en su blog Desde mi Ínsula una entrada titulada ¿Por qué es necesario volver al Capitolio? En ella se congratulaba del anuncio hecho por el Historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal Spengler de que la futura sede del Parlamento Cubano sería el Capitolio Nacional una vez que sus instalaciones terminen de ser restauradas.

No puedo dejar de sonreírme con esta peregrina idea que no ha estado sujeta a ningún tipo de consulta popular. Me parece mentira que este acto, que guarda un importante significado político, se resuelva por la vía administrativa sin que se tenga en cuenta la opinión de la gente. Porque el Capitolio no es un edificio cualquiera, el Capitolio es un símbolo de la República burguesa, que prefirió llenar el país de plazoletas y obras monumentales a construir hospitales y escuelas; y donde se hizo de la venalidad y la politiquería un arte. Continúa leyendo “El Colimador: ¿Volver al Capitolio o volver atrás?”