Boxeo nuevo con fuerte tufo a viejo

Por: El Colimador

guantes-boxeoCrecí oyendo decir que el boxeo profesional era lo peor que había en el deporte; una mafia hedionda que chupaba hasta el último peso del pugilista y lo tiraba luego a la calle cuando ya era un guiñapo humano, casi subnormal por los golpes recibidos en la cabeza. Para probarlo, me decían, y yo mismo leía en la prensa, estaba el ejemplo de Kid Chocolate, el negrito cubano de los pesos pluma que había ganado el título mundial en 1931, amasado una fortuna en dólares, paseado La Habana carro del año y muerto cincuenta años después solo y sifilítico sin un peso en el bolsillo.

Crecí oyendo que la Revolución había dignificado el boxeo al abolir las peleas profesionales, en las que se peleaba lo mismo por miles de pesos que por unas pocas pesetas. Me contaron que el boxeo bueno era el de las Olimpiadas, donde gracias a la política revolucionaria y a la ayuda de nuestros camaradas del Campo Socialista pronto comenzamos a obtener resultados hasta catapultearnos (gracias a la nave insignia del deporte cubano) al !quinto lugar por países! en las Olimpiadas de Barcelona en 1992. Continúa leyendo “Boxeo nuevo con fuerte tufo a viejo”