Periodismo cultural: bello, útil y bueno

Voces jóvenes del periodismo cultural cubano recibieron el Premio Rubén Martínez Villena 2017 que convoca cada año la Asociación Hermanos Saíz para reconocer el trabajo que se hace desde diferentes medios y plataformas informativas en defensa de un nuevo discurso comunicacional. Estar más cerca de los públicos que consumen un producto mediático es la premisa de aquellos que aspiran a los honores. En esta oportunidad los aplausos fueron diversos en contenidos y formas pero una característica en común tienen todos: la necesidad de contar historias interesantes y atractivas. Continúa leyendo “Periodismo cultural: bello, útil y bueno”

El deber moral

Hay ocasiones en las que miles de ideas dan vuelta por la cabeza tan rápidamente que resulta una tarea titánica lograr organizarlas en una forma coherente y expresarlas en letras compartidas. Este es, sin lugar a dudas, el post más complicado que he tenido que escribir en todos estos años que mi mirada ha estado centrada casi exclusivamente hacia aquel lugar donde hubiese querido nacer. Lo que ha pasado en Cuba en los últimos meses – y aún más en los últimos días – es una vergüenza, sin paliativos. Ya lo dije hace unas semanas: Esa Cuba me da miedo. Y hoy no puedo hacer más nada que reiterarlo. Continúa leyendo “El deber moral”

El viajero caradura

Una nueva categoría social se está difundiendo a lo largo y ancho de la isla de Cuba. No se conoce exactamente su procedencia pero todo indica que se trata de una mutación degenerativa de otra categoría autóctona: el bloguero cubano. Aún no se han dado nombres oficiales para poderla identificar pero ya algunos empiezan a referirse a sus componentes como los viajeros caradura.

Continúa leyendo “El viajero caradura”

Esa Cuba me da miedo

Cuba (la digital) se ha convertido en un espectáculo de teatro con tonalidades grises (como las del triste Quinquenio) y grotescas (como las de una risible caricatura). En una orgía de vergüenza e indecencia, bandos de activistas, blogueros y/o periodistas juegan a lanzarse acusaciones y descalificaciones de todo tipo. Es un juego de suma cero: quien gana, gana todo; quien pierde, puede perderlo todo, hasta un trabajo o un permiso residencia.

Continúa leyendo “Esa Cuba me da miedo”

Mini-reflexión sobre la degeneración de la crítica en Cuba

Jamás he sido de los que creen que hay que silenciar la crítica para “no darles elementos al enemigo”. Creo, al contrario, que con esta absurda justificación, a lo largo de las últimas décadas, se han alimentado y favorecido la mayoría de las contradicciones, en muchos casos absurdas, que hoy afectan a la sociedad cubana. Sobre esto no cabe la más mínima duda. O por lo menos esta es mi visión de espectador externo, cansado del cuento ilusorio del perfecto paraíso socialista y convencido de que solo la crítica y la absoluta transparencia pueden ser el auténtico motor de cada proyecto humano, que se llame comunismo, socialismo o revolución.

Hoy en día, comentarios espantosos, imágenes obscenas, insultos arbitrarios, declaraciones totalitarias y auténticos actos de repudio virtual, aparecen a cada rato en el pequeño fragmento digital que ocupa la comunidad cubana. Sin embargo, a pesar de que uno se esperaría semejante comportamiento de la llamada “vieja guardia”, de los “atrincherados partidarios del Gobierno cubano”, estas actitudes se han manifestado también en algunos sectores de quienes reclaman más espacios de participación y más respeto hacia el pensamiento distinto. Continúa leyendo “Mini-reflexión sobre la degeneración de la crítica en Cuba”

Los desconectados

“Emplearse en lo estéril cuando se puede hacer lo útil; ocuparse en lo fácil cuando se tienen bríos para intentar lo difícil, es despojar de su dignidad al talento” [José Martí]

En la Cuba de hoy, la palabra “desconectados”, por antonomasia, nos trae la imagen de una inmensa multitud de cubanas y cubanos, presumiblemente la mayoría del pueblo de la Isla, que no tienen acceso a la red de redes y por ende no acceden al magnífico flujo informativo que la época del 2.0 ofrece – así se dice – a todos los ciudadanos del mundo. Y es sumamente cierto. Hoy día, solamente un pequeño e ínfimo porcentaje de la población cubana tiene acceso garantizado a internet; unos pocos privilegiados que gracias a su peculiar posición laboral – académicos, periodistas, profesionales, estudiantes y otros empleados estatales – se ven otorgada la posibilidad de conectarse hasta diariamente, abrirse una ventana al mundo y, en teoría, abrir para el mundo una ventana sobre la Isla. Continúa leyendo “Los desconectados”