bombardeig-de-granollers-8

El deber moral


Hay ocasiones en las que miles de ideas dan vuelta por la cabeza tan rápidamente que resulta una tarea titánica lograr organizarlas en una forma coherente y expresarlas en letras compartidas. Este es, sin lugar a dudas, el post más complicado que he tenido que escribir en todos estos años que mi mirada ha estado centrada casi exclusivamente hacia aquel lugar donde hubiese querido nacer. Lo que ha pasado en Cuba en los últimos meses – y aún más en los últimos días – es una vergüenza, sin paliativos. Ya lo dije hace unas semanas: Esa Cuba me da miedo. Y hoy no puedo hacer más nada que reiterarlo.

foto-guantanamo
Captura de pantalla de la página Facebook de Elaine Díaz Rodríguez, editora de Periodismo de Barrio

Viaja por las redes sociales una foto tomada en Guantánamo por el equipo de Periodismo de Barrio quienes aprovecharon la señal wifi de la ilegal Base Naval norteamericana para conectarse. Personalmente considero que esa foto es una completa muestra de falta de humanidad y empatía, en primer lugar, por lo que pasa dentro de la base – que es en realidad un centro de tortura – y, en segundo lugar, porque el objetivo de estos periodistas era cubrir las devastaciones provocadas por el huracán Matthew en el extremo oriental del archipiélago, por lo que la “gritería y felicidad” que acompañan la foto son, realmente, sentimientos que sobran y que pueden llevarnos a tener todo tipo de reserva, reitero, sobre la humanidad y la empatía de los involucrados.

Está en el total derecho de cada persona sentirse ultrajado por todo eso y decirlo. No vale, tal como ha sucedido muchas veces en pasado con otros medios “alternativos”, el principio “a quien no le guste, que no lo lea”. No es así. Cada quien lee lo que le gusta y lo que no le gusta, y critica lo que considere. El periodista – como todo quien quiera ejercer una profesión dirigida al público – tiene que entender, en un auténtico ejercicio de humildad, que el público no es solamente su destinatario o su aclamador sino también su juez más feroz. Y es esta humildad que demasiadas veces les ha faltado a muchos periodistas de esos nuevos medios.

Ha habido quienes se han indignado, quienes han mantenido un silencio neutral y quienes han matizado o justificado el asunto de la foto en Guantánamo. Todo podría haber quedado ahí, sin más consecuencias. Personas debatiendo y discutiendo sobre ideas, posturas o sobre lo correcto o equivocado que fuese la publicación de dicha foto. Pero no ha sido así.

Tengo que confesarlo. Realmente no me gusta Periodismo de Barrio. Personalmente he tenido muy pocos – quizás nulos – contactos con su editora, Elaine Díaz Rodríguez. Es más. No me gustan – y eso un día u otro lo argumentaré más – los medios llamados “alternativos” o “independientes” que se hacen desde Cuba o están dirigidos hacia Cuba. Soy, y siempre seré, detractor de la prensa privada; y soy, y siempre seré, partidario de una prensa pública, propiedad de todo el pueblo y realmente independiente de gobiernos y/o partidos políticos. Esa visión me lleva, en cierto modo, a defender las medidas que las autoridades de Cuba quieran llevar a cabo para desalentar la propagación de dichos medios a lo largo de la Isla. Sin embargo, me lleva también a ser un crítico vehemente de las formas que se están utilizando para ese fin. Una idea criticable se combate con una idea mejor. Un medio privado se contrarresta con la creación de una prensa pública o cooperativa mejor, más efectiva, de calidad y generadora de auténtica información. La censura y la represión – entendida como brazo fuerte de las autoridades políticas para detener determinadas conductas – no pueden ser la respuesta.

Aclaro, no para suavizar mi crítica sino para ser totalmente honesto, que Cuba no es el peor país donde vivir o donde ejercer derechos. La violencia policial que ocurre en otras partes del mundo, incluso de Europa, hacen que las medidas represivas tomadas en Cuba parezcan – y con razón – blandas y para nada comparables con otros escenarios. Pero el hecho de que en otras partes del mundo pasen cosas peores y la violencia sea realmente violenta, no puede – no debería realmente – llevarnos a subestimar o ignorar ningún episodio represivo que tenga lugar en la Isla, por muy mínimo e insignificante que nos parezca. Si nos quedáramos con la excusa de que “también en otros países pasa eso”, pues cabría preguntarnos para qué se hizo una Revolución.

El hecho es que varios periodistas – entre ellos, el equipo de Periodismo de Barrio – han sido detenidos en Guantánamo – aunque alguien se afane en tratar de negarlo, pues cada privación de la libertad personal de movimiento, aunque dure cinco minutos, es detención – y se les ha ordenado el regreso a su provincia de residencia, pues carecían de los permisos y la acreditación necesarios para ejercer esos tipos de actividades en dicha zona. Hasta aquí los hechos y la ley. Hasta aquí lo criticable o defendible, aunque sería bueno preguntarse – siempre es bueno preguntarse – si hubo respeto a la ley, si hubo arbitrariedades o si durante las detenciones ocurrieron abusos u otras violaciones. Lo siguiente es la culminación de la más pura vergüenza.

En cuanto se ha dado a conocer lo que estaba ocurriendo, se ha desatado una gigantesca campaña de respaldo a esas medidas. Se han mezclado cosas, conceptos y hechos. De repente, la citada foto en Guantánamo, de asunto sujeto a la valoración de cada ser humano, se ha vuelto en la justificación de todo lo ocurrido. No ha habido un argumento jurídico. No ha habido un amparo legal. Entre inventos, falta de ética, paranoias al peor estilo macarthista y difamaciones en la total impunidad; algunos superrevolucionarios, como ya ha ocurrido en otros casos, han dado la cara para exigir cabezas y justificar castigos. Incapaces de ejercer una crítica argumentada sin necesariamente destruir o castigar al mensajero, esas personas han vuelto a desatar la típica cacería de brujas que últimamente está volviendo el espacio digital cubano un lugar bastante peligroso donde opinar.

¿Es revolucionario querer aniquilar a quienes no piensen como nosotros? ¿Es revolucionario querer destruir públicamente la imagen de otro ser humano? ¿Es revolucionario actuar como una turba sedienta de sangre y venganza? ¿Es revolucionario respaldar la represión policial contra alguien solamente porque consideremos inadecuadas sus posturas? ¿Es revolucionario quedarse con los brazos cruzados y ni siquiera preguntarse si hubo o no represión? Pues no. Absolutamente no. Nada de todo eso es revolucionario. Revolución, alguien dijo una vez, es tratar a los demás como seres humanos. Patria es Humanidad, leí en un gigantesco cartel expuesto en el Vedado la última vez que fui a Cuba. Pues en esa Cuba digital, secuestrada por esos superrevolucionarios, yo no estoy viendo ni Humanidad ni Revolución.

No es una desilusión lo que me está llevando a expresar esas ideas. Hace años dejé atrás el cuento ilusorio del maravilloso país socialista y de la alcanzada utopía. Por lo contrario, fue el descubrimiento de la imperfección lo que me ató definitivamente a Cuba. Entender que aquella islita no era el infierno totalitario ni la democracia perfecta sino un país que buscaba salir de una condena histórica y de un estigma que jamás quiso; un país que miraba al futuro y en el que pudiese caber todo tipo de ciudadano (revolucionario o simple persona honesta, comunista o no, dijo alguien más) y que solo dejase afuera a los que luchasen contra la independencia y la soberanía nacional o defendiesen unos intereses foráneos. Una línea roja muy sencilla para entender los límites del diálogo y del respeto al pensamiento distinto.

Pero, con mucho pesar, he ido entendiendo que no sería tan sencillo. El enfrentamiento entre bandos sigue siendo la constante del acontecer diario cubano. Los superrevolucionarios, minoritarios pero con cuantiosos recursos mediáticos, están literalmente destruyendo aquel proyecto humano que millones de cubanos, enteras generaciones, han defendido, aguantando todo tipo de sacrificio, escasez y ataque.

Reitero que no hablo con desilusión. Al contrario, hablo como joven que aun siente intensa ilusión cuando de Cuba se trata y que, como muchos otros, siente profunda preocupación sobre el futuro del proyecto humano y social de la Revolución cubana cuando es testigo de esos actos de intolerancia que a lo largo solo lograrán alejar a más personas y convertir a aquella maravillosa Isla en un lugar donde muy pocos quieran vivir. A veces es espantoso darse cuenta de cuántas personas se nos han perdido por el camino por culpa de la intolerancia, la difamación y la estigmatización; es terrible descubrir cuántas personas se han empujado hacia el vacío del no retorno.

Es este miedo, acompañado por la profunda pasión que alberga en mí, que me despierta un deber moral y me impide quedarme callado, que me lleva a querer gritar y sacar toda la frustración que me provocan esos acontecimientos, tan lejanos de aquella Cuba – contradictoria, por supuesto – que se volvió faro de esperanza para los oprimidos y némesis de las injusticias.

No hay forma blanda para decir eso. Los que amamos a Cuba – cubanos y no – tenemos el deber moral de oponernos a quienes estén secuestrando la utopía. Las fuerzas que amenazan el desarrollo de Cuba están afuera – sin lugar a duda – y están dentro. Poder real sobre la política internacional jamás vamos a tener. Pero sí tenemos poder para contrarrestar todas aquellas fuerzas internas que están llevando Cuba hacia el abismo más profundo. Hay que trazar otra línea roja y hay que hacerlo ya, con contundencia, porque esas personas son los más grandes cómplices de la destrucción de Cuba; son los cánceres que viven en las mismas entrañas de la Revolución, carroñeros que se alimentan de ella, parásitos que están hundiendo Cuba y devorándose a todos sus hijos. Es hora que nos opongamos a esos antinacionalistas, a esos contrarrevolucionarios. Hay que gritarle en la cara a esa gente y decirle “¡Basta, ya! Estás dañando Cuba. Estás destruyendo el futuro. Estás anulando el pasado”.

Quizás haciendo eso, logremos convertir el espacio digital cubano en un lugar un poquito más seguro, en un lugar donde todos los que queremos defender el proyecto social de la Isla – y mejorarlo – podamos debatir con respeto y en armonía; un espacio donde toda persona honesta pueda opinar, donde cada quien pueda publicar la foto que quiera, donde la crítica sea un acto de oposición y no de destrucción, donde no haya miedo a que algún esbirro digital nos haga caer bajo sus balas llenas de intolerancia, desprecio y fascismo.

Anuncios

25 comentarios en “El deber moral

  1. Hola Enzo:

    Gracias por un texto que sabe exponer su desacuerdo con Periodismo de Barrio, incluso con la foto en el mirador, sin intención de difamar ni arrastrar la moral de nadie por el lodo. Me parece muy acertada tu explicación de que era derecho de cada cuál juzgar la foto y los sentimientos que puede la foto dejar entrever.
    Sin embargo, quiero mencionar algunas cosas, siguiendo la línea misma que has trazado de respeto y de comentario crítico pero respetuoso:
    – Si bien está dentro del reino de la opinión personal juzgar la foto de inapropiada, de “no era el momento ni el lugar”, y cosas semjantes, no me parece que pueda estar dentro del reino de la opinión personal atribuir (o descontar) cualidades humanas a nadie basándose en una foto, una sola foto. Uno no puede, o más bien no debiera, decidir sobre la capacidad de empatía, o los principios, o la solidaridad de alguien por UNA FOTO. Puede decir “me parece que no debieron tirarse esa foto sonriendo” pero nunca, “se están riendo, son unos insensinbles. No tienen empatía alguna”. No debería pasar porque, sobre todo, parece bastante superficial y poco serio. Te cuento un poco para fundamentar este punto: mi abuelo estuvo en Angola. Mi abuelo fue un hombre con unos principios y una capacidad de sacrificio que he visto en muy pocos. Mi abuelo tiene fotos en Angola, probablemente días después de un combate, probablemente a pocos kilómetros de alguna aldea que las fuerzas sudáfricanas quizás estuvieran quemando en ese momento, en alguna de las fotos está sonriendo. Me parecería poco serio, que alguien que no conoció a mi abuelo, ni tiene una mínima idea de su trayectoria ni de absolutamente nada más, me dijera que mi abuelo era un insensible por estar sonriendo en una foto en una zona de guerra. Hay fotos, también, de los médicos de la brigada Henry Reeve, camino a algún lugar donde el desastre aprieta la garganta, sonriendo también. Hay fotos de veteranos de la Segunda Guerra Mundial, de periodistas de medios oficiales en la propia provincia de Guantánamo, incluso de Raúl Castro, sonriendo en la misma zona. No comprendo entonces, si en ninguno de esos casos se juzga el carácter de los individuos por una foto, por qué se hace en este caso. Y repito, una cosa es juzgar la acción en sí, la foto en sí misma, decir que parece inoportuna, etc, y otra muy distina es juzgar el carácter y los principios de personas.

    Por otra parte, cuando dices que el periodista debe saber que lo que diga o haga será juzgado, me parece muy oportuno, porque me recuerda que ninguno de los muchachos de Periodismo de Barrio empezó su trayectoria profesional en un paradero cerca de la base naval de Guántanamo. Si como dice, los lectores tenemos también el derecho y responsabilidad de juzgar al periodista, habría que juzgarlo por TODO lo que escribe o hace, creo yo. Podríamos empezar por juzgar que la delcaración de principios de Periodismo de Barrio es una de compromiso con la construcción socialista y con los más altos principios éticos y humanos. Sus textos han sido investigaciones profundas y balanceadas de temas de los que casi nadie más estaba hablando. Por sus investigaciones se ha conocido de situaciones que el gobierno de Cuba de seguro intentará subsanar. Sus reportajes han perseguido la meta de ayudar, siempre. Se podría viajar a las comunidades donde Periodismo de Barrio ha hecho su trabajo y preguntar a esas personas, los que viven en edificios en peligro de derrumbe, los que cuando llueve se les inunda todo, los que llevan desde el paso de Sandy esperando un techo, podríamos preguntarles si les parece que estos muchachos de Periodismo de Barrio son insensibles. Me atrevo a adivinar la respuesta. Entonces, ¿se puede borrar todo eso con UNA FOTO? Y más aún, UNA FOTO DE SONRISAS. NO es una foto apoyando la existencia de la base naval de Guantánamo. NO es una foto apoyando el bloqueo. NO es una foto apoyando nada siniestro. Es una foto sonriendo, ante una sorpresa, y que pueda lastimar sensibilidades en medio de una catástrofe, está bien; que eso conduzca a juzgar el carácter de individuos que son mucho más que un segundo de un obturado de una cámara, no creo.

    Adicionalmente, cuando mencionabas que el periodista tiene que saber que está expuesto a que lo que hace y dice se juzgue, creo que también cabría agregar que el periodista tiene, sobre todo cuando publica un artículo en un medio de prensa, una responsabilidad altísima. Lo que publique yo, a título personal, en mi cuenta de facebook, puede quizás tener un impacto mínimo; lo que dice un Periodista, sin embargo, está mucho más allá en alcance y peso. Por tanto, cuando muchos de estos periodistas de medios estatales tildan de “mercenarios”, “contrarevolucionarios”, etc., a éstos jóvenes, el efecto de esas acusaciones es mucho más peligroso.

    Finalmente, te agradezco muchísimo por este artículo tan lúcido, donde más allá de que no coincidamos en al análisis de la foto ni nuestra opinión de Periodismo de Barrio, sí coincidimos en que si mañana miran hacia adentro y encuentran una isla vacía, no tendrán más culpables que a sí mismos.

    1. Hola Claudia,

      Gracias a ti por pasarte y por enriquecer tremendamente el texto con tu opinión, permitiéndome a mi también matizar y tal vez aclarar ideas o puntos que pudieron no quedar totalmente claros.

      Entiendo la cuestión total de la famosa foto (creo que ya le hará competencia a Korda), entiendo todas tus argumentaciones y en serio las comparto y respaldo. Cuando afirmo o dicto la falta de humanidad y empatía de las involucrado quiero que quede claro que es la sensación que produce la foto y nada más. No conozco personalmente a ninguno de ellos, he hablado pocas veces solo con dos de ellos en forma virtual. Así que reitero que al no conocerlo no puedo decir si en sus vidas personales son insensibles o inhumanos. Y el punto, por supuesto, no era ese. No era juzgar a personas sino juzgar la imagen que esas personas pueden dar a la hora se someterse al público. Y esa fue la imagen que me llegó. Aunque estoy seguro que conociéndolos personalmente, uno a uno, seguro me resultarían ser personas maravillosas (digamos simpáticas, tampoco quiero exagerar). Con eso espero haber aclarado lo de empatía y humanidad.

      Por lo que se refiere a la cuestión de juzgar a un periodistas por sus actos pues igualmente entiendo y en parte respaldo tus argumentos. Sin embargo, te soy sincero, desde el primer momento que vi la foto hice un ejercicio de imaginación. Seguramente sabrás que recientemente ha habido un terremoto terrible en Italia. Por un momento pensé como reaccionaríamos los italianos (que no somos tan distintos que los cubanos) si algún corresponsal, camino al desastre, hubiese publicado una foto “feliz” en sus redes sociales. Pues, aunque fuese todo imaginario, sentí pena por el periodista que no hubiese salido profesionalmente vivo de todo aquello. No es cuestión se ser simplón, ni de reducir todo el trabajo de una persona y toda su trayectoria profesional a una foto o a una acción, pero reitero que muchas veces los personajes públicos o que se dirigen hacia el público deben aceptar que están sometidos a una lupa mayor que cualquier otra persona y que la división profesional-personal, público-p`rivado, medio-facebook personal, a veces deja de existir. Pero considero que igualmente podamos pasarnos horas exponiendo razones, al final, como he dicho en el texto, hay quien critica la foto y quien la entiende y, agrego, tampoco es necesario encontrar un consenso.

      Sobre lo de Raul, de tu abuelo y de las brigadas internacionalistas, te soy sincero, en parte lo entiendo (lo de Raúl, esencialmente) por el papel institucional que a veces requiere una pérdida de humanidad, pero por otra parte te confieso que no lo había reflexionado bajo esa perspectiva y no dejaré de pensar en ello.

      Sigo reiterando la idea de que a veces algunos periodistas (hablo de los cubanos, pues no tengo tanto contacto directo con periodistas de otros países) a veces se demuestran algo reacios a recibir críticas y, parece, que lo que buscan es solo apoyo y aclamación. No hablo de Peridismo de Barrio, pero en pasado ha ocurrido realmente lo que he dicho arriba. Critiqué un post porque me parecía mal, lo critiqué con argumento, y la respuesta de otra periodista – amiga del autor – fue: a quien no le guste, que no lo lea. Considero que esas nueve palabras representan la muerte de la prensa. Por lo que se refiere a PdB, en particular, solo te llevo un ejemplo, reciente, con lo referente a la recaudación de fondos. Hubo, entre ellos yo, quienes vieron excesivo el presupuesto. Ahora, no quiero abrir aqui ese debate, que para mi está cerrado, ni quiero tirar leña al fuego, pero hubo reacciones por parte de integrantes de PdB que calificar´ía, cuanto menos, de atrincheradas. Pero ya pasó.

      Por último, qué decirte? Ojalá aquella islita no se quede vacía. Y ojalá ese mismo intercambio que acabamos de tener fuese la regla y no la excepción en el espacio digital cubano.

      Un abrazo

    2. iblog4change:

      Dijo el poeta Herzen: “DIME DE QUÉ TE RÍES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES.”
      Posar en una selfie, cerca de la Base Naval de Guantánamo, a 78 kilómetros de los afectados, es muy distinto; que sonreírle a los que tienes a tu lado, mientras lo estás apoyando y ayudando a resolver los grandes problemas que les causó el paso del huracán FUERZA 4, el mismo que a la acera de enfrente, en Haití, causó iguales destrozos, pero, dejó más de mil muertos, por no haber tenido un gobierno que los protegiera, como si hizo el de Raúl, que lo pasó hombro con hombro con ellos, allí, en el terreno.

      1. Alexis, en eso estamos de acuerdo pero reitero que son valoraciones personales. Aunque para ti sea algo ultrajoso es algo que debería terminar ahí y no llevar al siguiente paso de “se merecen la represión porque… “

    3. Lo que usted dice es cierto. Yo siempre me preguntè como puede occurrir que soldados que estan en guerra o que regresan de una guerra o sobrevivientes de una catastrofe puedan sonreir en una foto, todo parece inhumano e insensible y la imagen casi obscena. Pero pienso que hay una diferencia substancial entre los que han vivido la tragedia de una guerra (como su abuelo) o una catastrofe y han compartido el drama y el sufrimiento y los que no lo han vivido y que van en el lugar de la catastrofe para trabajar o para contar los acontecimientos. En el primer caso no se trata de falta de sensibilidad; en el secundo, en vez, es una manera de comportarse por lo menos inapropriada. Con esto no voy a juzgar personas que no conozco.

      1. Gracias Ildebrando Frascella, por el respeto y la opinión medida y argumentada. Yo no veo mucho la diferencia entre un caso y el otro, sobre todo porque entiendo también que el periodismo que hacen los compañeros de Periodismo de Barrio es uno que busca, por encima de todo, ayudar. No creo que traten de contar algo solamente, y mientras sí, es su trabajo, también conozco a estos muchachos y sé que hubiesen querido en ese momento ser linieros, o médicos, o bomberos, o albañiles, y haber ayudado también de esas maneras. Como son periodistas, fueron a ayudar de la manera que saben. En cualquier caso, podemos pensar que es una manera de actuar inapropiada, podemos incluso sentirnos alguna sensibilidad lastimada (pienso por ejemplo en quien haya tenido un familiar afectado terriblemente por el huracán y se haya sentido ofendido por la fotografía)… todo eso puede pasar, pero lo que encuentro injustificable es 1) que se utilice como justificación esa foto para respaldar la detención innecesaria de periodistas, incluyendo practicar una chequeo físico (en el que se desnudó a las tres mujeres del equipo) y 2) me parece también extremo juzgar personas con una trayectoria profesional (a pesar de ser tan jóvenes) donde han dejado muy claros sus principios, su sensibilidad, y sus lealtades.

        Le agradezco por no juzgar al individuo sino la conducta concreta de un momento específico. Ojalá en Cuba siempre se pudieran tener debates así de limpios.

        Un saludo.

  2. El deber moral ES SACAR A LA LUZ LA VERDAD.
    Querido Enzo:
    Los estragos inmensos son desde Baracoa, hacia la punta de Maisí, que es hacia el oriente, no son hacia el sureste, donde está la Base Naval de Guantánamo, en línea recta son 78 kilómetros, que para aproximarse a ella hay que cruzar los macizos montañosos de las Cuchillas de Toa, que se tendría que hacer el recorrido en avión o helicóptero desde el pequeño aeropuerto “Gustavo Rizo”, en Baracoa, destruido por el huracán. Y si se hace por tierra, sería por ese y otro macizo montañoso, el de la Sierra del Purial, con los caminos y carreteras de ambas direcciones obstaculizado por los deslizamientos de tierra y piedras y árboles arrancados de cuajo.
    El movimiento hacia esas áreas se hizo, y hace, por los medios de la Defensa Civil y las FAR, marítimos, aéreos y blindados anfibios, que se coordina y coopera para todo, incluyendo las labores informativas de todos los medios de comunicación.
    Desde antes, durante y hasta ahora, el Ministerio de Comunicaciones está actuando en la reparación de las vías normales de conexiones, y brindándolas por vías móviles de emergencia, para todos los usos, para toda la población.
    Me pregunto, ¿qué “informaciones objetivas” pueden darse desde las cercanías de la Base Naval de Guantánamo, por personas que solo cuentan con celulares, sobre lo que sucedió y sucede en el otro extremo de esos macizos montañosos, a tanta distancia? Además, que “aprovecharon la señal wifi de la ilegal Base Naval norteamericana para conectarse.”
    Dice el Derecho Romano: “EL DERECHO DE CADA CUAL LLEGA HASTA DONDE CHOQUE CON EL DERECHO DE LOS DEMÁS”
    Y dijo en benemérito de las américas Benito Juárez: “EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ.”
    “Una línea roja muy sencilla para entender los límites del diálogo y del respeto al pensamiento distinto.” “Línea” que la traza los intereses que defiende cada cual: si los de las minorías que utiliza los explotadoras y ellos; o el de las amplias mayorías explotadas, o que ya vencieron a los explotadores, y que los explotadores quieren aplastar desde antes de haberse liberados de ellos.
    Dices: “Los superrevolucionarios, minoritarios pero con cuantiosos recursos mediáticos, están literalmente destruyendo aquel proyecto humano que millones de cubanos, enteras generaciones, han defendido, aguantando todo tipo de sacrificio, escasez y ataque.” ¡Qué casualidad!, esos “superrevolucionarios, minoritarios” SOMOS LOS QUE LLEVAMOS A LAS AMPLIAS MAYORÍAS AL PODER, y derrotamos a los explotadores imperialistas y pro imperialistas, que los alfabetizamos y les construimos escuelas, hasta para un solo alumno minusválido en el medio de un macizo montañoso, precisamente de Baracoa; Consultorios del Médico de la Familia, Policlínicos y Hospitales muy cercanos hasta para esa mamá con su hijo minusválido; que se les electrificó sus viviendas por múltiples formas, incluyendo los paneles solares que ese bohío y otros similares tienen… Y múltiples logros que se escamotean y devalúan los grandes medios de difusión propiedad de los que reclutan, abastecen, pagan y dirigen a esos “periodistas” de barrios e “independientes”, PENDIENTES a la difamación de nuestra difícil realidad por el BLOQUEO YANQUI.
    Preguntas: “¿Es revolucionario querer aniquilar a quienes no piensen como nosotros? ¿Es revolucionario querer destruir públicamente la imagen de otro ser humano? ¿Es revolucionario actuar como una turba sedienta de sangre y venganza? ¿Es revolucionario respaldar la represión policial contra alguien solamente porque consideremos inadecuadas sus posturas? ¿Es revolucionario quedarse con los brazos cruzados y ni siquiera preguntarse si hubo o no represión?”
    Y respondo: No es revolucionario ser incauto.
    Dices: “A veces es espantoso darse cuenta de cuántas personas se nos han perdido por el camino por culpa de la intolerancia, la difamación y la estigmatización; es terrible descubrir cuántas personas se han empujado hacia el vacío del no retorno.”
    Te aclaro: “cuántas personas se nos han perdido por el camino por culpa de la intolerancia, la difamación y la estigmatización”, ¿cómo comenzó Claro que tiene que haberlas… ¿Cómo comenzó lo de Iraq, Libia y Siria? ¡CON UNA CAMPAÑA MEDIÁTICA DE DIFAMACIONES!; en Afaganistán; Palestina; África en pleno; América Latina con la ofensiva de la Operación Cóndor, ahora directamente por los civiles FASCISTAS; por los retoques cosmético al BLOQUEO hechos por Obama, para dividir las votaciones en contra de este en las NN.UU.; la campaña de difamación que se ha orquestado contra Cuba en los grandes medios de difusión, por los efectos del huracán que, mientras en su país vecino, Haití, produjo más de mil muertos, en Cuba no hubo ninguno, que lo ponen en entre dicho, (desconociendo que los primeros evacuados son los campesinos que viven apartados de los pueblos, por la dolorosa experiencia del huracán Flora)… Y cómo deforman los estragos en la economía y en las viviendas.
    Como bien dices: “No hay forma blanda para decir eso. Los que amamos a Cuba – cubanos y no – tenemos el deber moral de oponernos a quienes estén secuestrando la utopía. Las fuerzas que amenazan el desarrollo de Cuba están afuera – sin lugar a duda – y están dentro.”
    Soy especialista en propaganda y contrapropaganda… Una MENTIRA propagada por todas las vías; y el desaparecer la VERDAD por todos los medios es el inicio de las INVASIONES… Se hizo cuando Playa Girón…
    Se detuvo a los mentirosos PAGADOS para alertarlos de que NO COMETAN Acciones contra la seguridad del Estado… Para evitar sancionarlos… Son jóvenes, ellos son el futuro, ¡si se les orienta bien y se evita que los deformen los enemigos de Cuba!

    1. Alexis, lo siento mucho, pero en tu respuesta veo una mezcla entre sospecha (sin pruebas) y ejemplos del pasado. Todo lo que dices del pasado es cierto, y lo respaldo, lo sabes. Pero que tiene que ver eso con lo que acaba de pasar?

    2. Y por cierto, creo que confundiste quienes son, para mi los “superrevolucionarios” ya que te incluiste tú mismo y hasta quienes lograron el triunfo revolucionario. Pues no eran esos mis destinatarios. Son más terrenales y más digitales.

  3. Alexis, con todo respeto, ya que usted es especialista en propaganda y contrapropaganda, me gustaría preguntarle: qué mentira ha dicho Periodismo de Barrio, qué propaganda han hecho esos muchachos, y qué pago han recibido de qué enemigo?

  4. Pero la prensa oficial cubana está absolutamente subordinada al gobierno y al partido único, que penalizan cualquier tipo de oposición política o pluralidad, periodística o del tipo que sea. No entiendo cómo alguien que se declara partidario de “una prensa pública, propiedad de todo el pueblo y realmente independiente de gobiernos y/o partidos políticos” puede estar a favor (más allá de los medios con que se asegure ese fin) de que la prensa en Cuba permanezca bajo la hegemonía absoluta de su partido/gobierno.

  5. en cuanto tenga oportunidad iré a Baracoa, tengo muchos amigos que hace años no veo. les llevaré algún apoyo, animo, esperanza, y no faltará la foto en la que estemos sonrientes. a pesar de los pesares.

  6. Saludos a todos.

    En esta oportunidad me voy a referir a Alexis Mario Canovas, debido a que tanto aqui como en otro debate ha escrito lo mismo sobre la ubicacion de la base. Dando a entender explicitamente que los periodistas que luego fueron detenidos se tiraron la fotografia en un lugar por donde no tenian que pasar para llegar a Baracoa, es decir que desviaron. Entonces da una descripcion geografica como para confirmar su tesis y convencer a quien realiza la lectura.

    Con toda honestidad si usted conoce esa geografia y como llegar a Baracoa por carretera, debe saber que alrededor del kilometro 27 de la carretera Guantanamo – Baracoa queda El mirador La Gobernadora…considerado una opcion tutistica en Guantanamo. Especificamente en ese sitio fue donde esos jovenes periodista tiraron la famosa foto. Entonces tendré que decir que hay algo errado en lo que usted expone, o desconoce esa zona o lo escribió de mala fe. Ojala que sea lo primero.

    Por si alguien quiere saber aqui está la propaganda que hace INFOTUR de ese mirador donde se hizo la foto que tanto ha llmado la atencion

  7. Yo quisiera saber quien le dio vela en este entierro a un extranjero apologista del regimen cubano. Por que tienen los cubanos de cualquier ideologia que dar cuentas a un mercenario al servicio del gobierno cubano? Quien le dijo al Enzo que su opinion importa y que puede influir en Cuba? Ya la dictadura tiene bastantes propagandistas asalariados defendiendola, pero esos al menos son cubanos. Los extranjeros ignorantes deberian reservar sus energias para mejorar sus paises, no para servir de quintacolumna a una dictadura familiar.

  8. Basile, sabemos que eres muy bueno en idiomas, hasta latin sabes!! Lo que no puedes negar es que, como buen comunista, eres hipocrita, mentiroso y manipulador. Te voy siguiendo hace ya casi un lustro, cuando decias que aun estudiabas en la universidad. Te pregunte muchas veces por que no te ibas a Cuba a construir ese socialismo que defiendes desde lejos, y muchas veces dijiste que en cuanto terminaras la universidad te ibas para alla. Pero mentiste, resulta que no vives en Cuba socialista sino en el Madrid capitalista. A Cuba vas a hacer turismo, como tantos otros comunistoides hipocritas. Quieren que los cubanos sigan bajo la bota y el yugo de unos tiranos que ustedes aman desde lejos. Y trabajas como mercenario al servicio del regimen en Cubainformacion. Son los hipocritas como tu los que reafirman mi confianza en el fin de esa dictadura. Demuestras que a la dictadura cubana la quieren quienes no viven en ella y quienes se aprovechan de ella.

    1. Si cada vez cambias nombre me resulta difícil entender quien eres. Luego entiendo y te repito lo mismo de siempre. Sobre cuando y como y si iré a Cuba, es un asunto mio y no debo darle explicación a nadie, aunque realmente me fascina ver lo interesante que resulta ser mi vida para ti y todos los detalles de ella que te conoces. Supongo que debate, como siempre, no va a haber. Adiós señor cargado de odio

  9. No he cambiado ningun nombre, me llamo Alberto Ramirez y palatino2010 es mi email de google. Claro que ir a vivir a Cuba es asunto tuyo, como tambien es asunto tuyo atacar y criticar a cubanos que si nacieron en Cuba y que no estan de acuerdo con esa dictadura. Tu vida es interesante para mi como mismo la vida de los cubanos que se oponen al regimen es interesante para ti. Si tu tienes derecho a criticar a los cubanos que se oponen a la dictadura, nosotros tenemos derecho a criticar a los hipocritas como tu, que dicen creer en esa sociedad, pero no se van a vivirla de forma permanente. Eres comunista en la mente y burgues en el estomago. Ya me gustaria a mi defender al regimen cubano desde Madrid.

    Y si de odio se trata Basile, no hay regimen que haya provocado y generado mas odio que la dictadura castrista. Esa dictadura que separo y dividio a los cubanos, esa dictadura del nepotismo y la corrupcion. Eso es lo que hipocritas como tu defienden.

  10. Si lei el articulo, y aunque dices estar en contra de las detenciones de esa gente, dejas muy claro que no te gusta lo que hacen y que te opones a cualquier medio alternativo o independiente. Dices preferir solo medios publicos o “propiedad del pueblo”. Quien te dijo Basile que los medios en Cuba son publicos o propiedad del pueblo? Quien te dijo que es el pueblo quien decide lo que se publica en esos medios? Los medios en Cuba son todos del partido gobernante y responden directamente a los intereses de ese partido y sobre todo de la familia que dirige Cuba desde hace casi 6 decadas. El propio Fidel Castro escribio durante decadas los editoriales que publicaban al unisono todos los medios de prensa. Eso es prensa publica y propiedad del pueblo? Cuando hay un solo editorialista la prensa es privada y en Cuba la prensa (que en realidad es un aparato de propaganda y adoctrinamiento) es propiedad de los que tienen el poder y por tanto, jamas han investigado los abusos de poder del gobierno, la corrupcion en los mas altos niveles ni han publicado jamas una sola critica a los gobernantes, a pesar de sus muchas metidas de pata.

    Reitero lo dicho: por que un extranjero tiene que criticar a los cubanos. Si un cubano quiere formar un medio independiente, ademas de las prohibiciones del regimen, tiene que enfrentar tambien las presiones y ataques de un extranjero?

    A proposito, tu escribes para Cubainformacion. Quien financia Cubainformacion? Es un medio publico y del pueblo?

    1. Usted está mezclando conceptos, ideas y argumentos que jamás fueron míos. Usted decide quedarse con un párrafo aislado de un post bien largo, y a partir de ese párrafo pretende interpretar lo que supuestamente sería mi pensamiento o lo que quiero o lo que anhelo. Está usted totalmente equivocado. Vuelva a leer el texto, si le apetece, y mientras lo haga trate de despojarse de todos los prejuicios que tiene sobre mi.

      Saludos

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s