Esa Cuba me da miedo


Cuba (la digital) se ha convertido en un espectáculo de teatro con tonalidades grises (como las del triste Quinquenio) y grotescas (como las de una risible caricatura). En una orgía de vergüenza e indecencia, bandos de activistas, blogueros y/o periodistas juegan a lanzarse acusaciones y descalificaciones de todo tipo. Es un juego de suma cero: quien gana, gana todo; quien pierde, puede perderlo todo, hasta un trabajo o un permiso residencia.

A unos se les acusa de manchar la imagen de la Revolución con algún que otro objetivo oculto. A otros se les tilda irremediablemente de oficialistas (léase censores) si se atreven a criticar la crítica de quienes critican. Algunos, los estalinistas digitales, mandan a la mierda los canales legales y pretenden montar tribunales revolucionarios 2.0 para exigir que caigan cabezas. Otros, los descarados, se visten de camaleones y van por el mundo – o mejor dicho, por las embajadas del mundo – inventando causas y cambiando color, según más le convenga, conscientes de que, al fin y al cabo, darse y quitarse una etiqueta es la cosa más sencilla de ese mundo.

Una crítica argumentada, un llamado al diálogo o al respeto al pensamiento ajeno pueden costarte la estigmatización digital. Denunciar la brutalidad del tono y de las ofensas por parte de una de las facciones, puede automáticamente colocarte en el otro bando, aunque no quisieras estar. La razón se vuelve trinchera. La denuncia se vuelve ofensa. La ofensa se vuelve arma legítima. La voluntad de callar al otro es el ganador de la contienda; la ley y el respeto se convierten en los grandes ausentes del espectáculo aberrante y grotesco. Grotesco porque, en ese jugar a la Revolución a son de insultos y descalificativos, lo único que se ve, lo único que hay, lo único que emerge, son – nada más y nada menos – conformistas cazando oportunistas, y viceversa. Conformistas que tapan la crítica y buscan la justificación para sentenciar la inmoralidad de todo mensajero. Oportunistas que critican lo que mejor les convenga según el momento histórico.

Mientras tanto, los que se podrían considerar revolucionarios de verdad (en el sentido más pleno del término), se quedan al margen. Sus ganas de plasmar la realidad les hacen detestar las etiquetas y los llevan a querer superar un enfrentamiento que no quieren presenciar. Quisieran ser naturales y espontáneos, ejercer su única e irrepetible herejía. Sin embargo, una fuerza centrípeta, incómoda e indeseable, los atrapa y los condena a quedarse en el lugar de la indefinición. Muchas veces les quita las ganas y los lleva a preguntarse para qué gastar tantas energías si aquello no cambia, si sólo quedan conformistas y oportunistas; y muchos, demasiados, jóvenes brillantes, a falta de oportunidades y alternativas, se ven obligados a dejar el país y a decir, entre amargura y decepción, que aquel no es el lugar donde quieren pasarse toda su vida, no con aquellas reglas y condiciones.

Desde el pasado, casi a gritos, resuenan los escritos del Che sobre los intelectuales, las magistrales definiciones de Fidel sobre la idea de Revolución, y los más recientes llamados de Raúl a la crítica: se han convertido en letra muerta, folios olvidados en gavetas.

¡Qué ningún cubano se sienta ofendido por estas palabras! No me gusta el catastrofismo. Tampoco considero que esta sea la imagen de toda Cuba. Pero es la única que me llega, es la única imagen a la que puedo acceder a unos no-sé-cuantos miles de kilómetros y un océano que me separan de aquel país que tantos ensueños y pasiones me ha despertado, y sigue despertándome, pero que hoy me amarga profundamente.

No tengo más remedio que asumir esta perspectiva de la realidad cubana. Y de ahí se me despiertan sensaciones y temores. Anhelo el progreso y veo el retroceso. Deseo la participación espontánea y veo el oportunismo más descarado. Quisiera ver una nueva generación formada, informada y creativa, y veo a una masa de potenciales emigrantes. Me siento disgustado, decepcionado y desanimado. Más que eso, tengo miedos, muchos miedos. Sobre todo, tengo miedo a formular(me) una pregunta y me aterra (darme) una respuesta.  Como revolucionario y extranjero, como defensor de lo indefendible y crítico de lo incuestionable, ¿es esta la Cuba donde quisiera vivir?

Anuncios

19 comentarios en “Esa Cuba me da miedo

  1. Un excelente artículo, por varias razones. Primero por tu sinceridad, hace falta mucha de ella para reconocer los miedos pero también la posibilidad de una decepción. En segundo lugar por el panorama de crítica y de tiros entre bandos, y tu apelas a la sensatez y al respeto pero también a que aflore y esté sobre la mesa todo lo que sirva a Cuba y al ser humano.

    Buen post Vincenzo, siempre es un gusto leerte.
    Saludos desde Birmingham

    1. Muchísimas gracias por tus palabras. A veces uno se pregunta si es bueno publicar tan abiertamente sus angustias más íntimas, si es bueno publicar tan abiertamente lo que es un puro y sencillo desahogo y nada más. Aún me pregunto si fue bueno hacer eso, pero honestamente me da igual. Hay momentos en que uno no logra callarse. Y estos son los mejores momentos!

      Un abrazo. Saludos desde Madrid

  2. Sé que tienes miedo, claro que lo tienes, y claro que puedes pensar que algunos censores pueden verte mal. Pero vale la pena luchar, la coherencia es indispensable en todo revolucionario. Un país lo construyen valientes y creo que todo revolucionario se sentirá satisfecho y respetuoso con tu valentía y sinceridad

  3. Publiqué en el sitio La Joven Cuba esta explicación que aclara el por qué es IMPRESCINDIBLE el constante ejercicio de la AUTOCRÍTICA Y LA CRÍTICA, le molestó a la mayoría, de ambos extremos:

    Queridos jóvenes, incluyendo a Errante que se estrella:
    Publiqué en el sitio La Joven Cuba lo IMPRESCINDIBLE que es el constante ejercicio de la AUTOCRÍTICA y la CRÍTICA, a la mayoría de ambos bandos le molestó:

    La Realidad Objetiva ¡¡¡ES, EXISTE!!!, independientemente de nuestra conciencia, e incluso, de las deformaciones que le origine el tamiz por el que se pasen las informaciones sensoriales de los analizadores externo e internos de cada cual.

    La Conciencia Social está determinada por la riqueza y diversidad del mundo objetivo mismo, por la naturaleza y la sociedad. Las distintas formas de la conciencia reflejan los distintos aspectos del dominios de la realidad, por ello cada forma de la conciencia posee un objeto peculiar de reflejo y se caracteriza, asimismo, por su forma especial de reflejarlo.

    Los Formas de la Conciencia Social:

    La cotidiana,
    la ideología política,
    la conciencia jurídica,
    la moral,
    la religión,
    la ciencia,
    el arte y
    la filosofía.

    Así, la ciencia nace únicamente cuando la simple acumulación de experiencia y de conocimientos empíricos resulta insuficiente para el avance de la producción social.

    Las concepciones e ideas políticas y jurídicas surgieron, al aparecer las clases y el Estado, para fundamentar y consolidar las relaciones de dominio y subordinación. Y en cada formación económico-social, FES, todas las formas de la conciencia están concatenadas entre sí, y en su conjunto constituyen la vida espiritual de una sociedad determinada.

    La peculiaridad de las NECESIDADES SOCIALES que dan origen a tales o cuales formas de conciencia social, determina asimismo el papel histórico concreto que tales formas de conciencia desempeñan en la vida y desarrollo de la sociedad.

    En la FES Comunista, desde su primera Etapa; el Período de Tránsito; al pasar la propiedad de burguesa a Propiedad Social de todos los trabajadores, y dársele a las masas populares acceso a la Cultura en su sentido más amplio, surge, existe y se desarrolla la conciencia social sobre la base del conocimiento y de la aplicación consciente de las leyes objetivas.

    La violación de esta premisa, de la objetiva Propiedad Social de todos los trabajadores sobre los Medios de Producción y de toda la sociedad, creó las aberraciones que dieron al traste con las sociedades que ¡DECÍAN! ser socialistas en la Europa del Este… Por debatir esto en mi examen final de Historia del Movimiento Obrero y Comunista Internacional, me costó el único 3 en todos mis estudios en instituciones docentes.

    Pero, cuando esta premisa es cumplida plenamente, en la segunda Etapa, el Socialismo, empieza a desaparecer las condiciones ambientales y gnoseológicas de las religiones, (es decir, el uso de la FE como arma de dominio ideológico para la explotación) y, en la fase superior, el Comunismo, las supervivencias religiosas quedarán plenamente superadas, esto no quiere decir que desaparezca la FE… Y al mismo tiempo, por el enorme excedente de riquezas, ocurren transformaciones esenciales en la vida espiritual de la sociedad en su conjunto que harán que deje existir la necesidad de una ideología política y jurídica, y tales ideologías desaparecerán, porque desaparece el Estado… En cambio, alcanzarán su florecimiento formas de la conciencia social como la ética, la ciencia, el arte y la filosofía, las cuales no sólo permitirán satisfacer las múltiples necesidades sociales, sino, que además, al formar la imagen espiritual de cada persona, que serán la condición necesaria para que el hombre pueda desarrollarse plenamente, para que pueda aplicarse en su actividad creadora, para que cada ser humano pueda desplegar toda la riqueza de las aptitudes, inclinaciones y hábitos individuales, y desarrollar una vida plena… En eso radica la formación del nuevo hombre que requiere la Negación de la Negación en la sociedad: que es el Comunismo.

    De la objetiva Propiedad Social de todos los trabajadores sobre los Medios de Producción, y de toda la sociedad, depende el que las necesarias Contradicciones para el desarrollo pasen de Antagónicas e Irreconciliables, a NO ANTAGÓNICAS Y TENDENTES AL DESARROLLO ARMÓNICO Y PROPORCIONAL DE TODA LA SOCIEDAD.

    Es verdad que la vieja sociedad se resiste a su desaparición, igualmente se niega en nuestro fuero interno, en cada uno de nosotros, lo malo, lo indigno y lo viejo en desaparecer, solo hay que bajar la guardia AUTOCRÍTICA, para que resurja como la mala yerba, metiéndonos zancadillas en los momentos cruciales.
    Si grandes pensadores se interesaron en la cuarta dimensión, entendida como dimensión espacial adicional (no como dimensión temporal, como en la teoría de la relatividad) y la reflejaron en sus obras, en las literarias de Oscar Wilde, Fiódor Dostoyevski, Marcel Proust, H. G. Wells y Joseph Conrad, la escritora Gertrude Stein ; e inspiró algunas obras musicales de Alexander Scriabin, Edgar Varèse y George Antheil, y algunas obras plásticas de Pablo Picasso y Marcel Duchamp influyendo en el desarrollo del cubismo; e incluso, se interesaron en el tema científicos tan diversos como el psicólogo William James, o el revolucionario marxista Vladimir Lenin.

    Los trabajos matemáticos sobre geometrías multidimensionales y geometrías no euclídeas habían sido considerado por los físicos como simples abstracciones matemáticas, hasta que Henri Poincaré probó que el grupo de transformaciones de Lorentz que dejaban invariantes las ecuaciones del electromagnetismo, podían ser interpretadas como “rotaciones” en un espacio de cuatro dimensiones. Más tarde, los trabajos de Einstein y la interpretación geométrica de estos por parte de Hermann Minkowski llevaron a la aceptación de la cuarta dimensión como una descripción necesaria para explicar los hechos observados relacionados con el electromagnetismo. Sin embargo, aquí la “cuarta dimensión” no era un lugar separado del espacio tridimensional (como en varias de las obras de ficción de la época) ni tampoco una dimensión espacial análoga a las otras tres dimensiones espaciales, sino una dimensión temporal que sólo puede recorrerse hacia el futuro.

    Entonces pregunto: ¿Qué impide que hayan puntos de vistas que posibiliten un mayor conocimiento de la Realidad Objetiva?

    Es un principio militar el que el enemigo jamás nos ataca por el flanco más fuerte, por ello, los defectos y críticas que nos hacen solo resultan alertas hacia aquello que tenemos que rectificar y mejorar.

    Si toda obra humana es perfectible, y NUESTRA experiencia nos lo ha demostrado, y oficialmente se reconoce la necesidad de rectificarla, entonces, y por ello, si DECIMOS que somos Marxistas-Leninistas y Martianos, tenemos que reconocer que somos una Unidad y Lucha de Contrarios de lo bueno y lo malo, de lo digno y lo indigno, de lo nuevo y viejo, por lo que RESULTA IMPRESCINDIBLE el ejercicio constante de la AUTOCRÍTICA y de la CRÍTICA, para encontrar las mejores vías de aceleración del desarrollo integral de todas las personas y de toda la sociedad en su conjunto.

  4. Es importante lo que escribes Vincenzo, hay que tener un conocimiento y adhesión mínimos a la revolución cubana para darse cuenta que tu objetivo es protegerla y no desarmarla. Lo que habría que hacer ahora es hacer llegar estos mensajes a los líderes y quienes tienen el poder para que hagan los cambios necesarios, porque ahora, más que antes, como dice Alexis, se necesita mucha crítica y autocrítica, y sobre todo FORMAR IDEOLÓGICAMENTE a los más jóvenes, ese es un error que será imperdonable si no se corrige.

    1. Claro que mi objetivo es protegerla. Se me podrá acusar de meterme en asuntos que no son mío, pero acaso el internacionalismo no es un pilar de la Revolución cubana?! Pues nada, yo no me rindo frente a las decepciones, sigo teniendo fe en los procesos humanos y sociales y en las voluntades de algunos de cambiarlo realmente para bien. Un abrazo

  5. Yo soy bastante ignorante acerca de los jóvenes revolucionarios cubanos, y necesito de un traductor. ¿Qué significa “ahora que Cuba se está abriendo al mundo”? ¿No estuvo siempre abierta al mundo, pero bloqueada por los yanquis? ¿Cuáles son los requisitos para abrirse al mundo? ¿Abandonar la forma de gobierno actual, ajena a la dominación capitalista, para adoptar un sistema “representativo” como el de los EEUU, dónde gobiernan los que más millones de dólares tienen, y para su propio beneficio? Me estoy volviendo loco con las críticas juveniles y “verdaderamente revolucionarias”, porque nunca se concretan en propuestas claras ¿No se podría hablar claro, y si se desea una reconstrucción capitalista de Cuba, decirlo abiertamente? Se podrían dar discusiones productivas acerca de los pro y los contras ¿Cómo se sostendrían las conquistas de la Revolución? Yo veo un gran apuro por ser “jóvenes”, y me parece que “jóvenes” significa defender a los Ravsberg, Elaine Diaz, etc., reservándose el derecho a ser los “pensantes”, los “críticos” revolucionarios, mientras colocan a los defensores de la Revolución en el sitio de “asalariados del pensamiento oficial”. Y, a continuación, niegan lo que han hecho. Es como para volverse loco ¿No pueden los profesores de la “sociedad civil” ser un poco más explícitos a la hora de hablar de una Cuba que “da miedo”? ¿A qué le tienen miedo exactamente? Si es por las críticas a Ravsberg, no fue el Gobierno cubano quien lo castigó por un artículo, sino la BBC ¿Eso no les da miedo?

    1. Exacto Sr. Gustado Modareli.
      Su comentario obedece a un pensamiento analítico y desenmascarador . Quiero decir que a mí también me sucede el no entender con claridad, lo que plantean esta nueva ola de hipercriticos que al final no se han definido.
      Estoy pensando que se está convirtiendo en moda, como todo en el capitalismo, y hay tendencia a estar en la moda.

      Gracias por su didáctico comentario.

      1. La verdad es que no entiendo de que están hablando, al menos no parece nada relacionado con lo que he escrito. Pero entiendo sus necesidades de estar cazando burjas en vez de mirarse y ver lo que hay a su alrededor.

        Saludos

  6. Felicidades Enzo, eres todo un Cubano , y ahí está la explicación también de porque muchos jóvenes se van, y no tan jóvenes también, no siempre es el asilo económico sino la frustración y el desgaste. Un abrazo

  7. A Ud le da miedo, a mi me da pena ver como la juventud cubana pierde su tiempo en discusiones vanas.
    A Ud le da pena, a mi me causa gracia ver como Ud cita a iconos, autores de la situacion actual, como ejemplos a seguir.

    Un saludo, Doble P

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s