Foto: Yaima Pardo

Mini-reflexión sobre la degeneración de la crítica en Cuba


Jamás he sido de los que creen que hay que silenciar la crítica para “no darles elementos al enemigo”. Creo, al contrario, que con esta absurda justificación, a lo largo de las últimas décadas, se han alimentado y favorecido la mayoría de las contradicciones, en muchos casos absurdas, que hoy afectan a la sociedad cubana. Sobre esto no cabe la más mínima duda. O por lo menos esta es mi visión de espectador externo, cansado del cuento ilusorio del perfecto paraíso socialista y convencido de que solo la crítica y la absoluta transparencia pueden ser el auténtico motor de cada proyecto humano, que se llame comunismo, socialismo o revolución.

Hoy en día, comentarios espantosos, imágenes obscenas, insultos arbitrarios, declaraciones totalitarias y auténticos actos de repudio virtual, aparecen a cada rato en el pequeño fragmento digital que ocupa la comunidad cubana. Sin embargo, a pesar de que uno se esperaría semejante comportamiento de la llamada “vieja guardia”, de los “atrincherados partidarios del Gobierno cubano”, estas actitudes se han manifestado también en algunos sectores de quienes reclaman más espacios de participación y más respeto hacia el pensamiento distinto.

La actitud de algunas personas, perdidas en el vórtice de la exasperación de la esquizofrenia de criticarlo todo, en cualquier momento y en cualquier lugar, ha tocado niveles tan altos que la crítica ya no puede ser objeto de cuestionamiento; si alguien solamente se atreve a criticar la crítica de aquellos que critican – consiéntanme la cacofonía –, se convierte automáticamente en un censor, en un intolerante, en alguien que no entiende que significa libertad de expresión o, como he leído con tristeza en una escabrosa reflexión que circulaba hace unos días en la red, en alguien que no tiene suficiente capacidad para entender y “leer la belleza” de un escrito.

Es perfectamente comprensible, natural y en cierto modo deseable para el futuro, la esquizofrenia crítica de algunos cubanos. Tras una etapa de “sovietismo” y de llamado “realismo socialista” en el ámbito cultural, artístico y, claro, también periodístico, es lógica consecuencia que lentamente se desarrolle la voluntad y el indetenible frenesí de criticarlo todo y siempre, acompañados por la convicción de que así se ejerce la libertad de expresión. Pero, cuando se supera el límite y se llega al punto de afirmar – con acciones y hechos – que el ejercicio de la crítica de la crítica está prohibido, calificado de oficialista, mal visto, estigmatizado o considerado expresión de escasa preparación cultural, el optimismo para el futuro se derrumba, dejando espacio a perspectivas desoladoras.

Lo que queda del sagrado derecho a la crítica y a la inteligencia, sacando las cuentas, es un devastado escenario de neo-intolerancia. Personas que tratan de imponer una sola visión, la propia, rechazando las distintas; arrogantes que disparan críticas a ciegas, buscando felicitaciones y aclamaciones, atrincherándose detrás del “cerco solidario” de sus fanáticos seguidores, y evitando todo tipo de diálogo o contacto con quienes piensan diferentemente; gente sin capacidad de argumentar que organiza una brigada de respuesta rápida virtual cuando alguien ataca sus posiciones. Queda un totalitarismo muy peculiar que cada día se va enraizando siempre más a fondo; un totalitarismo sui generis, fomentado por un grupo de  “pensadores” que se llenan la boca – y llenan sus espacios digitales – con palabras de apertura, tolerancia y respeto, pero que, para romper un esquema monolítico, sencillamente pretenden imponer otro, el suyo, igualmente monolítico, cargado de exclusión, aislamiento y hasta hostigamiento.

A raíz de lo que se ha convertido el día día de parte de la comunidad virtual cubana, inevitablemente, habría que preguntarse hasta qué punto y cómo un crítico puede convertirse en una degeneración de sí mismo, casi una grotesca, perversa y desfigurada caricatura de sus peores pesadillas. ¿Lo más trágico de todo el asunto? Mientras Cuba mira al futuro y regresa al concierto de las naciones, y palabras como “sociedad civil”, “diversidad”, “activismo” y “respeto” reinan soberanas en muchos codiciados foros y espacios, una mini-reflexión como esta, para muchos, será un ataque a la libertad de expresión o un menosprecio al pensamiento ajeno. La triste y paradójica verdad, quizás, es que parte de la ciudadanía cubana todavía no ha desarrollado una cultura de la crítica suficiente para enfrentarse a su anhelo más grande. Algo más sobre que reflexionar.

Anuncios

20 comentarios en “Mini-reflexión sobre la degeneración de la crítica en Cuba

  1. Me río de las censuras y conquisto mis espacios de libertad como creo, si tu espíritu austero y tu hiperseriedad no te dejan entender otras actitudes lo comprendo pero no puedes pretender imponerle tu corsé mental al resto de la humanidad. Vuelvo y te digo: Cada quien encuadra a su manera …jajajajaja.

    1. Querida Yaima, te respondo aunque, sobre la experiencia pasada y conociendo tu capacidad de entablar debates, algo me dice que no volveré a verte por aquí dando tus “opiniones”. Pero bueno.

      Te ries de la censuras? Pues yo me río de ti, porque acabas de confirmar lo que yo he dicho: “Mientras Cuba mira al futuro y regresa al concierto de las naciones, y palabras como “sociedad civil”, “diversidad”, “activismo” y “respeto” reinan soberanas en muchos codiciados foros y espacios, una mini-reflexión como esta, para muchos, será un ataque a la libertad de expresión o un menosprecio al pensamiento ajeno.” Pues esta eres tú, querida Yaima, incapaz de entender una crítica, incapaz de dar un argumento, apelando a la libertad de expresión cada vez que alguien te hace una crítica y gritando al “ataque y a la censura”.

      Por último, ya que no creo que valga la pena ser largo con un comentario como este, te dejo un consejo, sincero. Ten cuidado con el “cada quien encuadra a su manera”…Pues un día podrías terminar siendo la encuadrada y no la encuadradora! Y por lo que veo, cuando alguien “te encuadra”, reaccionas con un histerismo típico de alguien que tiene argumento cero y gritería mil!

      Saludos desde la austeridad!

    2. Confirmar con palabras lo que dicen los que nos critican. Que manera más torpe de defenderse la tuya, Yairma. La verdad es que me dio pena tu comentario

    3. jajajajajajaja que manera de faltarse el respeto a si mismo jajajajaja y como habias imaginado, Vicenso, no volvio a meter sus narices por aqui. quizas un poco machista tu comentario sobre el histerismo pero que mas remedio que darte razon? jajajajajajajajajaja pobrecita

      1. Pues sí… entró con tono de leona y salió como cordera jejejejejejej Me pregunto cual será la razón de su silencio:
        – A) típico de ella no saber argumentar (en pasado ha ocurrido)
        – B) se dio cuenta que metió la pata con su comentario (yo estaría escondido bajo tierra por la vergüenza)
        – C) otras razones suyas (ellá sabrá)

  2. Creo que ese “error” que señalas no es privativo de la sociedad cubana…el de no desarrollar una cultura de la crítica. Por cierto, no entiendo muy bien esta aseveracion: “Hoy en día, comentarios espantosos, imágenes obscenas, insultos arbitrarios, declaraciones totalitarias y auténticos actos de repudio virtual, aparecen a cada rato en el pequeño fragmento digital que ocupa la comunidad cubana”… ¿a qué te refieres, a facebook, a los comentarios en tu blog? No son demasiados adjetivos para ese “pequeño fragmento digital”? Sin embargo, valga el acicate que te mueve, ciertamente es necesaria la crítica… pero a mi me gusta que venga acompañada del análisis y, si es posible, de la ayuda para superar el escollo. Se te quiere, Vins

      1. El primer comentario a esta reflexión, creo yo, demuestra solamente que quien habla de “respeto”, puede convertirse en el primer intolerante. Jamás me ha gustado la respuesta “es mi opinión, y punto”. Una persona que tiene una opinión debe, sobre todo y sobre cualquier otra cosa, ser capaz de defender y argumentarla. Gritar a la “censura” y apelar al “respeto a la libertad de expresión” para responder a la crítica ajena, es horrible.

        1. Sin embargo, desde el mismo primer párrafo acudes a un arnés: “Sobre esto no cabe la más mínima duda”, que equivale a la frase “es mi opinión, y punto”, que tanto te disgusta.

          No te quito razón. Solo observo que a veces practicamos lo que nos repele. Lo cual no descalifica la repulsión, solamente la convierte en autocrítica.

          No conozco a la Yaima, ni mucho menos qué te habrá hecho o dicho, pero al final considero útil su comentario.

          Cuando lo refieres como un ejemplo de “comentarios espantosos, imágenes obscenas, insultos arbitrarios, declaraciones totalitarias y auténticos actos de repudio virtual”, me quedo de una pieza, preguntándome si leímos lo mismo.

          Si querías ejemplos de tales barbaridades, tenías cientos a la mano que se profieren por minuto. Sin embargo prefieres la inexactitud porque te resulta analgésica.

          Esa desproporción constata que nadie escapa a las resistencias que provoca una confrontación de ideas. El manejo de esas inevitables resistencias es lo que nos lleva a un debate rentable o un ciberchancleteo.

          Ejemplo de lo primero es tu encomiable precisión del 15 de febrero a las 11.42pm. Ejemplo de lo segundo es tu comentario del 8 de abril a las 2.45pm. Un regodeo innecesario que desanda todo lo avanzado.

          1. No es nada personal “que me haya hecho”. La reflexión era muy general, la foto era un solo ejemplo entre los muchos. En todo caso, si lees arriba en los comentarios podrás notar la reacción que la misma Yaima tuvo al leer mi opinión y, según yo, lo único que hizo fue avalar mi tesis.

            Saludos y gracias por pasar

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s