Winds of change?


El arresto semanas atrás de cuatro cubanoamericanos que pretendían realizar acciones violentas en instalaciones militares cubanas fue, en su momento, una de las noticias más comentadas no solo en medios nacionales y extranjeros. La noticia llegó en momentos en los que las tensiones Cuba-EE.UU se encontraban en un período de relativa “pasividad” a pesar de que días antes el Departamento de Estado norteamericano incluyera a Cuba dentro de la muy polémica lista de Estados patrocinadores del terrorismo. No era extraño esperar que el caso de los cuatro resultara añadido al “episodio Zunzuneo” y fuera presentado, mediante un gran despliegue mediático nacional, como “una prueba más de la intenciones del Gobierno de los Estados Unidos”.

Sin embargo, y para mi sorpresa, el asunto fue tratado con la más diplomática y reservada serenidad no solo por la prensa cubana sino también por las autoridades cubanas. Ni marchas por la Tribuna Antimperialista, ni kilométricas Mesas Redondas con analistas traduciendo e interpretando cables secretos, noticias y discursos de autoridades norteamericanas para nuestros “débiles y confusos” cerebros y mucho menos una “Declaración del Gobierno Revolucionario” acusando al gobierno norteamericano de estar “incitando un cambio de régimen”. Nada. Y eso huele extraño.

Desde la misma nota que anunciaba el arresto de los cuatro, el Ministerio del Interior anunció la intención de contactar a las autoridades norteamericanas. Aunque desde un mismo inicio el Departamento de Estado negó tal “contacto”, días después tuvieron que aceptar que tal acercamiento si se dio. Días después, un encuentro casi histórico se daba en Washington entre una alta funcionaria del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano y la subsecretaria adjunta del Departamento de Estado norteamericano. Ni enfriamiento de las relaciones, ni guerra de declaraciones, estamos en otros tiempos y al parecer hay una nueva forma de dirimir las diferencias.

Hace unos días varias figuras de la política norteamericana –entre republicanos y demócratas-, algunos de ellos vinculados a varios gobiernos de dicho país, incluido el actual, firmaron una carta abierta dirigida al Presidente Obama. Las cifras no pasaron inadvertidas, la opinión pública norteamericana tiene una nueva forma de ver las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y los políticos se han dado cuenta.

Pero no todos en el eje La Habana- Miami- Washington están contentos con esta nueva era, hay quienes hacen todo lo posible por detener el cambio. Pensar en esto me recuerda una charla que tuve con un colega bloguero, no solo los extremistas de Miami viven de la falta de diálogo, hay un sector en Cuba (periodistas, “analistas”, diplomáticos y funcionarios) que se resiste a aceptar que los tiempos han cambiado. Apegados en aquella vieja y manida frase guevariana de “al imperialismo ni un tantico así”, hay quienes jamás aceptarán que es sano extender las manos “al imperio”. Para ellos, el “revolucionario” no se rebaja a tal.

Algo está claro, en caso de no existir el bloqueo/embargo, tanto el gobierno cubano como el empresariado norteamericano saldrán ganando. Pero quienes durante años han vivido del diferendo y de las prebendas de su existencia verán como el piso se les mueve y como el pretexto del cual han vivido desaparece. Durante años hemos visto como el bloqueo/embargo se ha llevado -sino todas- gran parte de las culpas de las ineficiencias y problemas ocurridos en este país. No es secreto para nadie que las medidas aplicadas por Estados Unidos asfixian y lastran el funcionamiento económico cubano, pero igual es cierto que su existencia ha sido siempre el telón donde se ha escondido la ineficiencia y el oportunismo de algunos.

El diferendo no culmina con un apretón de manos entre los mandatarios de ambos países, ni con un acuerdo bilateral y mucho menos con relaciones fluidas o inversiones. Antes hay que superar años y décadas de odio y de distanciamiento. Hay que romper el “estatus quo” que ha permitido acomodar a los extremistas y “vividores” de lado a lado.

Yo, al igual que muchos de mi generación, crecí en medio de este diferendo del cual estoy cansado por no decir hastiado. El balón está ahora en manos de Obama pues es su gobierno quien tiene la llave para culminar todos estos años de absurdo diferendo y políticas de subversión y desestabilización derivadas de mismo. Esto no significa que La Habana no tenga dar pasos en pro de solucionar el conflicto, siempre y cuando estos no afecten la soberanía nacional. Algo si es cierto, que haya una nueva forma de manejar los “problemas” y las diferencias, alejados de los viejos métodos del pasado, es ya un gran paso.

Al parecer soplan vientos de cambios. Veremos hacia donde nos llevan…

Anuncios

3 comentarios en “Winds of change?

  1. Te cuento una anécdota. Cuando estaba a clase de historia de la diplomacia, el profesor nos explicaba el origen de los conflictos del siglo XIX que finalmente llevaron a la primera guerra mundial.

    Pues nos contó que toda la vida política de Otto Von Bismark fue dirigida al aislamiento de Francia, para evitar que se creara una alianza (Francia y Rusia) contra Alemania y Austria-Hungaría.

    En 1890, tras la muerte del emperador Guillerno I, su sucesor no quiso seguir con la política de Bismark y rompió con Rusia. Él estaba seguro de que las diferencias entre Francia (República) y Rusia (Imperio autócrata zarista) eran tan grandes que hubieron impedido una alianza.

    Por fin se equivocó. Francia -para romper el aislamiento- y Rusia -para tener un aliado en función anti-austriaca- se aliaron, dando origen al sistema de alianzas que llevó sucesivamente a la Grande Guerra.

    Moral de la historia: los intereses nacionales están, siempre han estado y siempre estarán, por encima de las ideologías.

  2. Amigo Yohan González, hace unos días descubrí tu blog y me han gustado tus comentarios, de hecho comparto muchísimos de tus criterios.
    En cuanto a este en cuestión, aunque también me gusta tu manera de expresar tus ideas y los argumentos que brindas, discrepo de algunos puntos de vista. Me disculpas por no ser un buen comunicador pero te transmito lo que pienso.
    Planteas y sito: “aunque el Departamento de Estado norteamericano incluyera a Cuba dentro de la muy polémica lista de Estados patrocinadores del terrorismo”.
    Tengo entendido que polémica significa controversia o discusión, estoy convencido que para nuestro pueblo que nos incluyeran en esa lista no implica controversia y mucho menos que merezca la más mínima discusión, porque todos los cubanos dignos sabemos que no patrocinamos el terrorismo por ninguna vía o instancia, es más; lo aborrecemos y si el gobierno de los EEUU tuviese una sola prueba contra nuestro país te aseguro la hubiera utilizado muy eficazmente y no contaríamos con el apoyo de la comunidad internacional y mucho menos de América Latina. Por tanto no es polémica, es una inclusión absurda y denigrante de nuestra dignidad, lo que amerita todo nuestro repudio, con una acusación como esta debe ser bien difícil dialogar en igualdad de condiciones.
    También expresas: Pero no todos en el eje La Habana- Miami- Washington están contentos con esta nueva era, hay quienes hacen todo lo posible por detener el cambio.
    Miami – Washinton coincido contigo, ¿pero que en Cuba, por lo menos entre los decisores haya quienes quieren detener el cambio? No lo creo, nuestro gobierno de manera oficial y reiterada a ofrecido su deseo e interés por que se establezca el dialogo, pero sobre la base del respeto, la igualdad, la no imposición de condiciones, respetando la libre determinación de nuestro país de escoger el rumbo que desea. Soy de los que confía que en la dirección de nuestro país existe unidad y consenso en lo que se piensa y decide. Además no tengo ni idea de que ganan con detener el cambio los del lado de acá, es cierto que hay algunos que utilizan el pretexto para hacer menos o nada de lo que les corresponde, pero los vividores de este lado no son los que definen esa política.
    “Yo, al igual que muchos de mi generación, crecí en medio de este diferendo del cual estoy cansado por no decir hastiado. El balón está ahora en manos de Obama pues ………………………………………………………………..Esto no significa que La Habana no tenga dar pasos en pro de solucionar el conflicto, siempre y cuando estos no afecten la soberanía nacional.
    Yo tengo 53 año y también nací y crecí en medio del diferendo y siento lo mismo que tu, y lo que más quisiera es ver y sentir que acabó, ese es un gran país y un noble pueblo además de los beneficios que nos traería en lo económico y social pero nunca con las rodillas en tierra y/o con la frente gacha.

    1. Muy bueno el debate y los puntos de vista me parecen excelentes por el respeto que muestran al exponerse. Llevo 20 anos como exiliado en Miami, soy medico de profesión y no politico, pero tengo que decir que me fascina la política. Me gustaría preguntarles algo a ambos. Porque dialogar con los Estados Unidos y no dialogar con el exilio Cubano?. Porque tenemos que incluir siempre a terceros en nuestros problemas?. Verdaderamente creen que los americanos son los causantes de nuestros problemas?. Verdaderamente creen que los gobernantes cubanos son enemigos de los americanos?.

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s