¿Potenciales turistas o inmigrantes de baja categoría?


La semana pasada el sitio de noticias BBC Mundo publicó, en su artículo ¿Cuál es el mejor pasaporte de América Latina?, los resultados del Índice de Restricciones de Visa de la consultora Henley&Partners, el cual reveló el listado de los países cuyos ciudadanos tienen la posibilidad de visitar más países sin necesidad de solicitar visa. La distribución colocó, a nivel global, a Finlandia, Suecia y Reino Unido como los países cuyos ciudadanos pueden viajar a 173 lugares sin necesidad de un visado. Mientras tanto, a nivel de América Latina, son los argentinos los que más beneficios tienen (147), ocupando a nivel global el lugar 18. En el caso de Cuba, no sorprendió su ubicación, 66 a nivel global (61 países) y 16 a nivel regional, solo por encima de República Dominicana y Haití.

El asunto puede ser visto de diferentes aristas. A diferencia de Argentina, Cuba no es un país en vías de desarrollo, con altos índices de industrialización, con economía diversa y sobre todo buenos índices de estabilidad económica y de nivel adquisitivo medio, condiciones que justifican que Argentina esté dentro del selecto club de países latinoamericanos cuyos ciudadanos no deben aplicar para visados en cualquiera de los países integrantes de la Unión Europea, por citar un ejemplo.

Recientemente se ha conocido que Colombia y Perú firmarán un acuerdo con la Unión Europea que incluirá la posibilidad de que sus nacionales puedan viajar sin requerir visa para entrar en un país europeo. Estos se suman a otros países que ya tienen firmados acuerdos de ese tipo como es el caso de Venezuela, Brasil, Guatemala o El Salvador. Pero, ¿qué posibilidades tiene Cuba de poder firmar con la UE un acuerdo de este tipo? Sobre este asunto me aclaró vía email la Sra. Julie Wetterslev, funcionaria de la Sección Política y Económica de la Delegación de la UE en Cuba:

Nuestro parecer en la Delegación UE es que las discusiones sobre visas podrían llegar a tener lugar cuando hayan llegado a cierto punto las relaciones bilaterales entre la Unión Europea y Cuba.

Con eso lo que queremos decir es que apenas la UE y Cuba comenzaron a negociar un acuerdo que permitirá normalizar las relaciones, y sin excluir a ningún tema, tenemos que tomarlo paso por paso. El acuerdo que se negocia ahora es lo que nosotros llamamos un “enabling agreement” es decir un acuerdo básico para tener un marco bilateral legal.

Los ejemplos de países latinoamericanos donde los ciudadanos ya no tendrán que solicitar visas Schengen (Colombia, Chile y Perú), son exactamente ejemplos de países con los que la Unión Europea tiene acuerdos completos y relaciones normales desde hace mucho tiempo.

El tema de visas es complejo con cualquier socio, pero podría algún día ser tratado en el dialogo entre UE y Cuba si ambas partes – y los Estados Miembros de la UE –  lo quieren, en vista de un acuerdo específico (más allá del acuerdo que se está negociando ahora). Hay todavía mucho camino por andar.

Julie Wetterslev

¿Países hermanos?

Resulta escandaloso y preocupante que, mientras la gran mayoría de los países de América Latina firman entre sí tratados de eliminación mutua de visados, los ciudadanos cubanos pueden viajar solo a un pequeño grupo de países de la región, la gran mayoría caribeños junto a Ecuador -el único país de la zona continental.

Muchos de estos acuerdos se basan en fuertes lazos de relación en lo político y lo económico que justifican que exista libertad de movimiento entre los ciudadanos de dichos países. Si nos guiásemos por dichos criterios, sería lógico que existieran acuerdos de ese tipo entre Cuba y los países integrantes de la Alianza Bolivariana para Nuestra América (ALBA), entre ellos Venezuela. Sin embargo esto no ocurre. Dicha condición relega a los cubanos a un status de inmigrantes de baja categoría, criterio compartido por las autoridades de “países hermanos”.

odio-cubanos-ecuador
Carteles xenofobos contra cubanos en Ecuador. Foto tomada del blog Universo Increíble

Cuando en el mes de noviembre de 2011, el Gobierno anunciara la reforma migratoria, muchos se preguntaron si dicha flexibilización vendría acompañada del gesto de algunos países, sobre todo del área, de firmar acuerdos de eliminación mutua de visados. A lo contrario, el mismo día en que entraba en vigor la medida, Ecuador, país integrante del ALBA y con fuertes lazos de “relaciones”, establecía como requisito la carta de invitación para los cubanos que desearan entrar al territorio de dicho país. A pesar de que recientemente dicha medida fuera levantada, persiste el odio hacia el inmigrante cubano, considerado como algunos como un “arribista”, portador de “malos vicios” e incluso como “mala paga”.

No basta solamente con hacer el pedido, Cuba también debería acompañar la solicitud de negociaciones sobre el tema con gestos recíprocos, como podría ser la eliminación de visados para turistas de países con los que firmara un hipotético acuerdo. Aunque no exige como requerimiento una carta de invitación, tanto el Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) como la Oficina de Inmigración y Extranjería cobran grandes sumas por la expedición de visas.

Mi reflexión va hacia dos preguntas:

1. ¿Por qué países como Venezuela, Bolivia o Nicaragua no han adoptado medidas como Rusia, país en el cual los cubanos no tienen que solicitar visa para una estancia de 90 días máximo?

2. ¿Qué esfuerzos está haciendo Cuba para negociar acuerdos de eliminación de visados con países de América Latina y eventualmente con la Unión Europea?

Anuncios

11 comentarios en “¿Potenciales turistas o inmigrantes de baja categoría?

  1. Sorprendente, en realidad sorprendente. Cuando nació el ALBA yo pensaba que se iba a llegar a acuerdos de ese tipo, incluso el MERCOSUR lo tiene, pero nada. Ver el trato que tienen los cubanos demuestra que hay mucho odio y mucha xenofobia. Es cierto que los cubanos somos inmigrantes, que muchos tienen el deseo de salir de Cuba y buscar un nuevo destino para sus familiares, pero es injusto que seamos relegados a la condición de isleños malditos de baja categoría.

    1. Yo también pensé lo mismo cuando nació el ALBA, igual tenemos las mismas esperanzas en un futuro Sucre, pero bueno, parece ser que la “amistad” tiene un límite.

    2. El problema es el miedo sea de dejarlos salir de cuba y entrar a otras partes una vez que quiten todas esas trabas los cubanos nose quedan mas por ninguna parte. Muchos se quedan ppr el problema de no poder volver o no poder ir a nningún otro lugar ya ni por problemas economicos eso es agua pasada …..se quedaria solo una minoria

  2. Hace poco fui a la embajada de Venezuela a pedir un visado de turista, y luego de cumplir los 400 requisitos que ponen a un cubano para obtener tal visado, me denegaron por “posible emigrante”. Curiosamente mi pasaporte iba acompañado de otros visados múltiples y válidos de Estados Unidos, Canadá y Espacio Schengen. ¿Voy a querer yo emigrar a Venezuela teniendo un visado múltiple para Estados Unidos? Ahí comprendí que no somos países hermanos, yo diría que somos países “hermanastros”. Los países del ALCA tienen un tratado que exonera a sus países miembros de visado. ¿Por qué no ocurre lo mismo en el ALBA?

    1. Si, no eres el primero que me cuenta del trabajo que cuesta solicitar una visa para entrar a Venezuela, es increíble porque tu encuentras las “bonitas” palabras de amistad que nos refieren los líderes allá a la hora de hablar de nosotros como “hermanos” pero al final somos eso, hermanastros.

      1. Yohan, como te dije, tu post te quedó genial, sin medios términos.

        Sin embargo, tras leer más de una vez el post y leer este comentario, creo que has cometido dos –digamos- errores de análisis, o al menos son dos aspectos sobre los cuales no coincido plenamente.

        El primero, ya te dije, es la última conclusión-pregunta. ¿Qué poder tiene Cuba, a nivel diplomático, para “esforzarse” y lograr que los países europeos, entre otros, eliminen el visado para los cubanos? Lo has dicho claramente, Cuba no es un país en vía de desarrollo con grandes potencialidades para un futuro próximo, como lo puede ser Argentina, y entonces como país del tercer mundo y emisor natural de emigración, creo que de nada vale la diplomacia.

        El segundo es la cuestión de la hermandad y de las palabras “bonitas”. Creo que pecas de ingenuidad, en este caso. Todos los discursos que mencionas, los del ALBA o de otras organizaciones intergubernamentales, siempre serán declaraciones de principios, siempre habrá una organización que introducirá su estatuto con lindas palabras como “amistad, hermandad, solidaridad, etc etc”, pero al final son las políticas nacionales de cada país las que guían las acciones de los respetivos gobernantes.

        ¿Política mezquina? Tal vez, pero es así. Pero tampoco podemos llevarnos al extremo de hablar de no-hermandad o de ser hermanastros o de que estos discursos “bonitos” son vacíos porque vemos que los gobiernos de los países de una X organización meten sus “intereses nacionales” antes de los supranacionales.

        Te llevo un ejemplo. ¿Cuánto ha pasado desde los primeros tratados de lo que actualmente es la Unión Europea y la creación del espacio Schengen? ¿No crees que es una situación parecida, aunque en contextos muy distintos?

        1. Básicamente mi estimado coeditor no estoy de acuerdo con nada de lo que has dicho (que clase de conflicto editorial no crees?).

          En primer lugar es cierto que no es responsabilidad de Cuba eso, pero si es cierto que Cuba también debe apostar por acciones recíprocas porque estoy seguro que para los venezolanos o los ecuatorianos si hay visas para poder entrar a Cuba. Entonces ya ese es un paso. Pero como dije, un acuerdo de ese tipo, en el caso de las visas es fruto de la estabilidad de las relaciones entre los países, pasa con Rusia, país al cual nos unen muchos años de amistad, igual podría pasar con Venezuela. Estamos hablando de que es el compromiso de construir esa “Patria Grande” que quiso Bolívar y que es penoso que los cubanos, en muchos sentidos, seamos a veces separados de América Latina. A veces no somos “caribeños” porque la mayoría del Caribe habla Inglés o francés, no somos “centroamericanos” aunque República Dominicana es considerada como tal, y no somos, por supuesto, “sudamericanos”. Hay mucho recelo hacia Cuba y creo que es parte de los rezagos de muchos años de estar alejados y de políticas de odio fomentadas desde posicionamientos extremos. Recuerdo en una ocasión conversar con un peruano, militante de la izquierda extrema que me dijo que no comprendía por qué los cubanos emigraban y que para él todo el que lo hacía era un traidor, un desertor y un imperialista.

          Creo que ejemplos como los que pasa en Ecuador, o las cosas que han pasado en los aeropuertos de Colombia o Panamá demuestran que se crea, poco a poco, una mala fama del cubano como inmigrante, como potencial inmigrante, como persona que solo tiene en su mente emigrar y con él vienen todas las pestes y todos los males del mundo.

          Ahora en el caso de Europa eso es ya más complicado, a diferencia de Argentina el índice de distribución de riqueza es muy poco y es lógico que el 90% de los que viajen a Europa lo harán para quedarse porque serán pocos los que tendrán en dinero para poderse mantener. Entonces todo queda en la utopía y en lo que el cambio en lo económico pueda lograr a largo plazo para quizás aspirar a un acuerdo de ese tipo. Solo creo que un eventual acuerdo entre los países del ALBA que incluya a Cuba, pues sería expresión de que las relaciones son fuertes y no queda en la cosa política o de dependencia mutua, sino que profundizaría el vínculo e integraría a Cuba cada vez más a la realidad latinoamericana.

          1. Pues el conflicto editorial es la prueba más evidente del pluralismo que alberga en este espacio.

            Básicamente, Yohan, has dicho lo que yo te he dicho. Almenos esto me parece. Yo no he dicho que nunca deberá haber un acuerdo para la libre circulación entre un determinado espacio geográfico-político. Sino que las cosas maduran y llegan cuando los tiempos están listo. ¿Hay que empujar para ello? Claro que hay que empujar y tal vez es un error del gobierno cubano no hacer trámites en este sentido con sus aliados regionales. Lo que yo decía es que la ausencia actual de un acuerdo en este sentido, no implica que todo lo que se dice sean palabras vacías o “bonitas”.

            Sobre lo de la UE, sigo no estando de acuerdo, porque Cuba podrá hacer todos los trámites que tu quieras, pero queda en una relación asimetrica con la diplomacia continental y creo que no sería tan sencillo decir: “que los europeos viajen a Cuba sin visado, que los cubanos viajen a Europa sin visado”. Almenos aqui en Italia, como te conté, el visado para Cuba es una formalidad casi estúpida. No tuve que consultar con nadie, ni hacer peticiones, ni declaraciones. La misma agencia de viaje que me reservó el avión, tenía un paquete con unos cientos VISADOS CUBANOS. El tipo, con su bolígrafo, escribió mi nombre, mis datos. Y ya. Obtuve mi visa. Entonces es un poco más complicada la cosa.

            Por último, sobre los extremos. Estoy de acuerdo completamente contigo. Aquí, entre los círculos “solidarios”, aun existen elementos que hablan de “traidor” si alguien se va de Cuba. Y sabemos de quien es la culpa. Sin embargo, cuando me dices que el cubano ha ido teniendo “mala fama de quien solo tiene su mente emigrar”, pues hay una pila de culpable! Cuánta gente cada día relata historias de “largas colas” para emigrar? Cuánta gente ha estado durante años diciendo que el cubano está encarcelado en su tierra. Hasta hubo quien dijo que con la reforma migratoria Cuba se hubiera quedado vacía. Pues tu sabes mis criterios sobre los “extremos”, de un lado y del otro, sobre el dogmático que no razona, y sobre el catastrofico que quiere contar el infierno cubano. Yo me quedo en el medio, en la realidad, Cuba es un país pobre, natural emisor de emigración (no de un pueblo entero que emigra).

            Saludos… y viva el pluralismo bloguero 😀

  3. Impresiona, porque en realidad uno siempre espera que los amigos sean los primeros que sean “generosos”. Coincido como dijo un comentarista anteriormente, tampoco es cuestión de obligación que un país acepte un trato como este solo por “la amistad y la integración” es un asunto interno y cada país regula sus fronteras según sus políticas de seguridad nacional, pero lo más interesante es que a pesar de todo esto, los cubanos pasamos mucho trabajo para solicitar visas en esos países.

  4. Estimado Yohan,tienes mucha razón en todo lo dicho, Para que sirve el Alba?, debería en principio tener todos los ciudadanos de los países miembros estar exentos de visados, exigir a los del Mercosur, Unasur iguales derechos ciudadanos, movilidad humana, recíprocos. Se que Ecuador permite el ingreso de 130 países sin visado por 90 días. Me apena que el Presidente Correa exija a los cubanos una carta de invitación. Por que Presidente Correa ? ¿dónde esta la solidaridad, la hermandad, el espíritu Bolivariano, la amistad con Cuba?. Se que el Presidente esta rodeado de una burocracia oportunistas, transfugas, cotrarevolucionarios que lo están aislando del pueblo ecuatoriano, es nuestra obligación denunciar estos hechos que desconocía. .Más aún como somos tratados en Europa, dónde la xenofovia y el racismo está en el orden del día de los europeos contra los inmigrantes latinos y del medio oriente.

    Saludos y fuerza, vuestro gobierno tiene también responsabilidad. Si nos permiten estudiar en Cuba y nos tratan muy bien,por que no exigen al nuestro lo mismo.

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s