???????????????????

Unánime respaldo a la santificación


No es el ateo de abiertos sentimientos anticlericales que alberga en mí quien me ha empujado a escribir las siguientes líneas y me ha llevado a sacar cierta rabia contra el grotesco espectáculo que hace pocos días se escenificó a poco más de doscientos kilómetros de mi casa. No se ofendan los creyentes, amigos y enemigos, si estas palabras mías, en una forma u otra, puedan herir sus sentimientos. La mía no es una cruzada anticatólica, ni un intento de desacralizar lo respetablemente sagrado. Es más el desahogo de un estudiante, apasionado entre otras cosas de historia, de política y de Cuba, frente a los estupros colectivos perpetrados contra el respeto a la memoria de los inocentes.

El pasado día 27 de abril, estaba disfrutando mi ocioso y en cierta forma aburrido domingo italiano, cuando el televisor me propuso la canonización de los dos extintos monarcas vaticanos Juan Pablo II y Juan XXIII. Quedé hipnotizado por esa ola increíblemente inmensa que acompañaba la mística función; este gigantesco río humano que había afluido sobre la capital de mi país y había momentáneamente eliminado la invisible y mussoliniana frontera entre dos territorios pertenecientes a una misma realidad geográfica y a dos distintos y muy seculares poderes políticos.

Admito que no le presté la debida atención a la biografía de Juan XXIII. Tal vez debido a la trayectoria de mis estudios universitarios o de mis lecturas personales, me fijé inmediatamente en lo que hacía referencia al otro ex-pontífice, el polaco Wojtyla. Y como era de esperar hubo palabras de jubilo y profunda admiración hacia el casi santificado ex-reinante. Jóvenes y menos jóvenes fueron entrevistados por disciplinados periodistas que reiteraron la monótona visión, o mejor ficticia construcción, de Juan Pablo II, ese gran Papa “peregrino” que había viajado alrededor del mundo para ayudar a los pueblos menos afortunados.

Se estaba reiterando una gigantesca mentira en mundovisión. Era una farsa. Ninguno de los entrevistados conocía -ni parecía interesado a conocer- elementos esenciales de la vida del santo rey. Ninguno de los entrevistadores, por otro lado, se atrevía a abrir una brecha en toda esa bufonada. No había posibilidad de réplica, no existía ninguna forma para que alguien interviniera y aclarara muchos conceptos históricos que estaban siendo destrozados. No resistí a tanta blasfemia. Apagué el televisor y me atrincheré en un reflexivo silencio.

Mi mente empezó a viajar. Me preguntaba cuáles podrían ser las hazañas cumplidas por ese teócrata para justificar, al menos a nivel popular, su santificación. Juan Pablo II fue el Papa que durante toda mi adolescencia estuvo condenando una y otra vez el uso del preservativo, mientras el SIDA seguía siendo una asesina pandemia que mataba a millones de personas cada año; fue otro Papa misógino que no le quiso reconocer ningún papel relevante a la mujer dentro de la Iglesia católica; fue otro Papa sexualmente conservador y homófobo hasta el hueso. En su totalitario delirio de omnipotencia aplastó toda voz -contraria, reformadora o progresista- que se había alzado dentro de la catolicidad. Durante su reinado, la Iglesia respaldó más o menos explícitamente a los gobiernos militares de algunos países, sobre todo de Latinoamérica, como El Salvador, Nicaragua, Chile o Argentina, bajo cuyas manos sangrientas cayeron centenares de miles de seres humanos.

Frente a este unánime respaldo hacia la improbablemente sagrada figura, necesitaba encontrar una alternativa que rompiera el esquema monótono; una voz distinta que se atreviera a gritar la ya conocida verdad y la pusiera a disposición del mundo. Empecé a navegar por los espacios virtuales de Cuba. Compulsivamente, trataba de buscar una mínima señal de diferencia, un “mas” o un “pero”, una mancha en la vida inventada de este controvertido hombre que le quitara un buen pedazo de autenticidad histórica a la innoble farsa apostólica que se estaba consumando. Pero nada.

Con relativa sorpresa, pero siempre con mucha decepción, descubrí que Cuba y la prensa cubana se habían sumado al unánime respaldo a la santificación. No había opinión al respeto. No se decía nada sobre el controvertido pasado del poderoso monarca. No había un comentario de crítica o una seria investigación. Una vez más, Granma, Juventud Rebelde, Prensa Latina y Cubadebate -este último se considera “contra el terrorismo mediático”- confundían periodismo con diplomacia y ofrecían al mundo unas notas diplomáticas con disfraz de artículos informativos. Era sencillamente la visión oficial de un gobierno (el de Cuba) que reconoce y, como debe ser, quiere tener relaciones diplomáticas con otro gobierno (el del Vaticano).

George Orwell dijo “En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario”. Pues bien, después de leer las noticias ofrecidas por la prensa cubana, que en este caso ha decidido unirse a ese gran engaño universal y estuprar el respeto a la memoria de los inocentes, quedo aquí esperando que aparezca -o despierte- una verdadera y auténtica prensa revolucionaria.

Anuncios

16 comentarios en “Unánime respaldo a la santificación

  1. Yo vivo en Roma, ciudad hermosa, hermoso país , pero la farsa de la Iglesia Católica lo vivimos todos los días en los medios de comunicación , nacionales públicas y privadas. Todos los días los medios de comunicación nos dicen lo que hace el Papa, lo que dice el Papa , lo que come el Papa ……… si no hay Papa, hay Berlusconi . Nos italiano de Mussolini para que una ley ratificada por el Presidente de la Caxi Socialista en 1992 , que damos por la Ley Orgánica 8/1000 de nuestro ingreso a la iglesia. Hay alrededor de 5-7 millones de euros cada año van a la Iglesia Católica.
    El Papa Wojtyla defendió sacerdotes constantemente pedolfili en la iglesia. Sólo después de la investigación crítica y periodística continua y incensanti ha conseguido llevar a cabo la verdadera historia de abuso de menores en la iglesia.
    El jefe cultura católica en Italia : es una lucha constante por la defensa del aborto , la libertad de la mujer y los derechos civiles de los muchos que en un país democrático debería tener ahora el pan como todos los días.
    Me gustó tu artículo ” revolucionaria ” , una de 100 que defiende la verdad histórica .
    Creo que la falta de seguridad de la identidad conduce a muchos a creer y repetir los ritos de la Edad Media , tiene que creer en los personajes construidos para confundir y someter con palabras vacías. Afortunadamente , la Internet nos permite ” revolucionarios ” para hacer circular la verdad sobre la mentira. Hoy en día, en una tienda de salud, el propietario había descubierto la verdadera realidad a través de Internet del Papa Wojtyla, que estaba sorprendido por la falsedad de que había oído y creído por los medios de comunicación. La nueva revolución continúa con el internet.

  2. Solo para recordar. el papa J23 fupe conivente con la represion en la Iberia (Salazar y Franco) y en Iberoamerica (Somoza, Stroessner, Trujillo…) ; fue conivente con la tirania católica en Saigon. (el tirano Ngo DInh Diem… apoyado por sus hermanos Thuc[jefe de la iglesia vietnamita] y Nhu [jefe de la policia secreta]). Esa tirania de Saigon reprimió a budistas, disidentes etc. Incluso algunos monjes budistas se imolaron como forma de protesta.

    Ya JP2… sin comentarios: protegió a Marcinkus (Il Banchieri de Dio), a Marcial (pedofilo… y creador de Los Legionarios de Cristo) ….
    JP2 fue conivente com el holocausto ruandés… pués no excomulgó a ningun cura o monja involucrado con el crimen. JP2 fué cómplice de las juntas militares en Africa y L.America…que mataron a miles y miles ….JP2 declaró beato al obispo Stepinac (Croacia)… que colaboró con los nazis….declaró beato al cardenal Ildefonso Schuster, aliado de Mussolini. Declaró santo al creador de la Opus Dei (Escrivá de Balaguer)… Escrivá era aliado de Franco en España.

    Yo sé algo da la realidad italiana…Il Chirinale manti€n€ todavia el vaticano… gracias al terrible “Patti Lateranensi”. Algo similar ocure… por ejemplo en Alemania.. donde el Concordato del Reich sigue en pié allá… (Hitler firmó concordato con Pio XI en razon de la ayuda del partido católico a la legitimación de la dictadura nazi)….

    ese sitio tiene várias informaciones
    http://www.concordatwatch.eu/

    1. Stefano, gracias por tus numerosos comentarios. Pero te recuerdo que este post “no es una cruzada anticatólica, ni un intento de desacralizar lo respetablemente sagrado. Es más el desahogo de un estudiante, apasionado entre otras cosas de historia, de política y de Cuba, frente a los estupros colectivos perpetrados contra el respeto a la memoria de los inocentes”.

      Y me gustaría quedar sobre el tema! Saludos

    2. Quizás no me expresé bien. Este post era más una crítica contra un específico caso (la canonización de Juan Pablo II y el silencio de la prensa cubana). Podríamos pasarnos horas elencando todos los crímenes históricos de la Iglesia, pero que sentido tendría en este contexto? Saludos

  3. Buen articulo Vincenzo, no debemos perder la memoria porque es un grave error.
    Te paso los datos y recomiendo leer en Página/12 (Argentina) el pasado Domingo, 27 de abril de 2014 titulado “Postal de un espectáculo religioso obsceno”, Por Eduardo Febbro
    “Declarar santo a Karol Wojtyla es olvidarse del amparo de los pedófilos, pactos y regateos con dictaduras asesinas, corrupción, asociaciones con la mafia y un sistema bancario paralelo para financiar el combate contra el comunismo”.

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s