Cuba, ¿un país de corruptos?


Una vez un profesor me dijo, al referirse a la corrupción, que si se aplicara  el modelo musulmán de castigar cortando la mano de todo aquel que robe, pues Cuba sería casi un país de mancos. Sus palabras me vienen a la mente en estos días en los que los llamados a luchar contra la corrupción nos acercan a una cruzada, casi santa, por extirpar de Cuba lo que muchos han considerado como el verdadero enemigo de la Revolución y del sistema político actualmente imperante.

Las reflexiones hacia las que se encaminará este post están lejos de cuestionar el peligro de la corrupción, un enemigo que lejos de ser un arma contra X sistema o ideológica, es un mal que vive en el interior del ser humano y que es expresión de la degradación y de la pérdida de valores de la sociedad humana en su conjunto. Tampoco abundaré en los mecanismos para luchar contra ella, en ese sentido apostaría por incitar a que usted lector o lectora que me lee sea quien haga un ejercicio de libertad de expresión a fin de abordar en su muy personalísima fórmula para derrotar la corrupción y si los pasos que se dan son los más idóneos.

Entonces, si no voy a hablar sobre el impacto de la corrupción o tampoco de las fórmulas para acabar con él, ¿de qué voy a hablar? Sencillo, hablaré de la relación de nosotros los cubanos con la corrupción.

Pensar en una convivencia casi inseparable del cubano con la corrupción podría presentar, para quien no conoce en profundidad la realidad cubana, considerar a Cuba como un país corrupto. No les niego que en muchas ocasiones yo he pensado lo mismo, sobre todo cuando vemos la relación de amor y odio que sostenemos con la corrupción. Quizás este sea un terreno propio para los sociólogos y los psicólogos quienes tendrán las respuestas o los elementos para esgrimir o desmontar esa idea. Pero mi visión es la de un joven nacido en los años 90, que vive en La Habana, para muchos la capital de la corrupción en Cuba, y que directa o indirectamente ha tenido que convivir con la corrupción.

La compleja situación económica de la sociedad cubana, demostrada en el hecho de la poca capacidad adquisitiva de sus ciudadanos y el aumento cada vez acelerado y poco socialista del costo de vida, ha repercutido en que para muchos, “vivir de la izquierda”, sea prácticamente normal.

La responsabilidad de esta situación no recae en una sola causa, es la suma de varios elementos que van desde la economía, el nivel de vida, la política del igualitarismo o la división en clases y categorías dentro de la sociedad cubana. Pero gran parte de culpa dentro de todo esto tiene la importación de un estilo de vida y valores poco humanistas y demasiado individualistas. Este estilo encuentra forma en la proliferación entre los cubanos de la teoría del “sálvese quien pueda” que convierte en una perenne lucha por la supervivencia personal.

Otro punto importante a expresar es el fenómeno de la corrupción dentro del sector de los funcionarios públicos y los políticos. Es bien sabido que dentro del imaginario popular se ha enraizado el concepto de que la forma más fácil de poder hacerse de un nivel de vida “cómodo” es el ejercicio de funciones dentro de la administración pública o la política. Ejemplos sobran, poco a poco, como fichas de dominó, caen en las manos de la justicia varias personas que han utilizado sus cargos en beneficio personal en pro del enriquecimiento personal. Vale señalar, para quien no conoce, que ninguno de todos esos “grandes casos” han sido divulgamos, pues, lamentablemente adolecemos de una política oficial en cuanto a la divulgación y el tratamiento público de los casos.

A pesar de todo, para algunos cubanos sigue siendo “normal” que una persona sucumba a la corrupción y hasta hay quienes fomentan que sus hijos y sus familiares recaigan en ello, por lo que poco a poco se erigen como “héroes de la supervivencia” a quienes burlan las leyes y se enriquecen porque “la vida está dura y hay que vivir”. Para quienes vieron el video del caso en el centro de procesamiento de carne en Guantánamo y vieron la pasividad de los trabajadores y de los agentes del orden frente a los hechos de robo podrán tener claro a lo que me refiero.

Detener la corrupción no es ni debe ser considerada como una tarea política, mucho menos como una herramienta demagógica en manos del Gobierno y de las instituciones para desempeñar una política de cambio; destrozar la corrupción es una tarea que atañe a todos los ciudadanos. Mientras quienes ejercen de manera oficial la tarea de liderar el proceso de lucha contra la corrupción no comprendan que en esta batalla contamos todos y que la transparencia de los procesos investigativos y judiciales debe estar a la orden del día, seguiremos acudiendo al desangramiento de un país que se consume por sus propios vicios y males.

Anuncios

18 comentarios en “Cuba, ¿un país de corruptos?

  1. Has abordado un tema y desde una perspectiva que comparto absolutamente. Hasta cierto punto, casi podría compartir la visión de tu profesor, porque si hay casos de corrupción de deberían considerarse crímenes contra un pueblo entero. Pero bueno, más allá de esto, el principio es precisamente el que planteas. La corrupción no se lucha ni se vence con un lineamiento desde arriba o con un mágico decreto. Es un conjunto de acciones, entre estas, como bien dices, prensa, transparencia y ciudadanía. Aunque yo le agregaría también un matiz cultural, en las escuelas y en las organizaciones juveniles (y claro, tambien en la familia) hay que inculcar valores civico, hay que explicar claramente. Entonces, si el niño crece como ciudadano civicamente informado y educado sobre los males de la corrupción, y en un contexto de transparencia y participación ciudadana en el proceso de lucha, pues la batalla tendrá un gran éxito.

  2. Compadre ud es extremadamente ingenuo! Habla de las consecuencias, pero no de las causas. Si bien la corrupcion es inherente al ser humano, en una sociedad totalitaria donde todo se prohibe, donde la calidad de los servicios y productos deja mucho que desear, y el respeto al cliente es inexistente, el fenomeno se generaliza en todos los estratos de la poblacion. Alli “resuelven” desde los ministros hasta el panadero. Los maximos lideres no se corrompen pues ya son los dueños del pais, por eso uno a uno sus subalternos caen de sus pedestales y ellos, alla intocables en la cupula, son inmunes.

    Finalmente quiero decir que en Cuba no hace falta “una política oficial en cuanto a la divulgación y el tratamiento público de los casos”, lo que hace falta es eliminar el secretismo, lo que hace falta es una prensa independiente que haga contrapeso al gobierno, y libertad de expresion, para poder combatir efectivamente la corrupcion.

  3. Yohan, el artículo es excelente. Aquí en Miami, los ciudadanos reciben información y educación cívica sobre los males de la corrupción, pero está en todas partes, claro no al nivel de Cuba donde la carencia es más grande. La corrupción se ha convertido en epidemia a nivel mundial. Por ejemplo, las grandes corporaciones cabildean a los congresistas y políticos de Washington y están cambiando el proceso democrático del país.

    1. Claro Gladys, la corrupción es un mal, que como dije, muestra la decadencia de la sociedad humana, de todos los países. Es lógico que son niveles diferentes, en Cuba la corrupción está ligada a la situación económica y a las privaciones, a lo contrario de lo que puede pasar en los Estados Unidos donde quienes son corruptos no lo hacen para sobrevivir sino por avaricia.

      De todas formas estoy de acuerdo, hay que acabar con la corrupción y es una responsabilidad de todos acabar con ello.

      1. he leido algunos comentarios, algunos muy fuera de lugar, si lo cubanos vivieran en países que se presume con muchos periodicos, medios de comunicación diversos, sentirían lo que es vivir una verdadera corrupción que es un cancer que lacera la dignidad humana, yo conozco Cuba, y he vivido como cualquier cubano, he compartido sus carencias que provoca el terrible bloqueo, y creanme que no es comparable con la corrupción que se vive en los paises con supuesta libertad, el calvario lo ves desde que el niño requiere atención médica, cuando va a la escuela, cuando t ese hijo ya esta a nivel de bachillerato, cuando tiene que acceder a la universidad, cuando por elgún error cae en la cárcel, cunado es un desempleado, es decir en cada instante de la etapa del ser humano la crrupción esta presente, simplemente si hay corrupción en Cuba nos es nada comparable con la que existe en otros países

  4. Si brillante sin lugar a dudas, sobre todo porque una cosa es clara y logica en este articulo, pues en realidad Yohan ha hablado sobre el impacto de la corrupción y tambien de las fórmulas para acabar con él aunque el diga lo contrario,. Es una tarea de todos luchar contra esa corrupcion, pero cuando a nivel de gobierno(asamblea de delegados, nacional, etc) se plantea acabar con ese mal, me surge una duda: los delegados, los militantes del partido, los miembros del buro politico, los de la asamblea nacional, etc, no van de compra a la bodega, donde sabemos que es una de las fuentes de corrupcion? no van de compra a las tiendas de venta en cuc, donde se lleva a cabo el robo a simple vista de la poblacion? no van a los lugares turisticos donde la corrupcion a veces llega a tener un final mas que corrupto? no van ellos(a quien le pertenece) a controlar los materiales del estado y donativos para las personas que han tenido problemas de catastrofes naturales o por accidentes en sus hogares? Todos debemos luchar sin temor a que luego nos llamen “informantes” o “chibatos” o por temor a que al entrar en una tienda donde hemos denunciado la corrupcion oigamos decir “ten cuidado con ese(a)”
    Bueno la lista seria larga, pero pienso que seguramente no se ha tenido en cuenta ese detalle tan importante, pues esas personas, como dice Yohan “son todos los ciudadanos” y segura estoy que hasta la solucion tal vez no seria la erradicacion total, pero si mas rapida. Creo que ellos no deben esperar a que sea primero la poblacion quien “se busque problemas” como nos decia siempre nuestro Fidel y repitio nuestro Raul en la ultima asamblea. Ademas esa lucha te enseña a ser mejor uno mismo, a pesar de que sabemos que nada es perfecto, pero los errores se pueden corregir, pues somos seres humanos.

  5. Si todo fuera tan sencillo como enunciar el problema ya estaría resuelto. Me tomo la licencia de mencionar algo que ya Calviño una vez dijo. Lo primero es proponernos nosotros mismos no formar parte de ese mal. Esa es una propuesta bien difícil pero cuando un grupo de personas valientes y honradas se unen para atacar un problema lo superan. Opino que es un problema del pueblo pero también de política pues es uno, no el único, de los males que pueden destruir a la revolución. Coincido en que con campañas no lo lograremos pero para eso hay que buscarse problemas, en la bodega, en las tiendas y en cada lugar que lo amerite, no solo con la corrupción sino con el delito, que es igual de malo en tanto es consecuencia de personas corrompidas en sus valores. La pelea la ganamos en el diario, ojalá muchos estemos dispuestos a darla, sin mirar tanto las consecuencias.

  6. Ahora mismo estoy con mi jefe en los cayo de varadero cogiendo langosta donde el pueblo de cuba no puede hacerlo pero mi jefe es familia de los Castros sobrino no tiene problema.

  7. Rodolfo Prendes si lo que dices en tu mensaje es verdad, si realmente es así, lo que puedo decirte es que tu eres a pesar de ser cómplice activo de la corrupción y el tráfico de influencia, eres un verdadero oportunista de la más mala calaña, un tremendo simulador y alguien tan bajo y sucio en quien no se puede confiar, ni un tantico así.Te aprovechas de las bondades y luego te pones como víctima. Piensa bien primero en lo que vas a decir, para que no tengas que arrepentirte después.

    Respecto al artículo de Yohan, muy bueno, útil y necesario, ya que la corrupción perjudica y es un mal bastante generalizado en todo el planeta, del cual no escapamos. Pero creo qyue hay que frenerla, hay que ser implacable con los corruptos. En Cuba hay personas honestas, pero deben pasar a la acción y combatir este flagelo universal, como como tu dices es un deber de todo ciuadano.

  8. creo que la corrupcion existe existio y seguira existiendo como la prostitucion el robo la droga porque siempre hay gente que vive de esos males, el mismo que sabe que sucede esto le dan algo a cambio y se calla o mira para otro lado, vean los que viven en miami y hablan de cuba que los yanquis tambien son corruptos pero los que viven en U.S.A. se benefician y se callan pero miran la corrupcion en el resto del mundo, Jesus dijo quien este libre de pecado que arroje la primer piedra

  9. Debo decir que la corrupción en mi país es terrible desde el gobierno hasta el que maneja una combi, soy de Perú, este mal es como el cáncer y esto se debe solucionar desde los diferentes ángulos, educación, la familia, la justicia, etc. pero si nos quedamos callados somos cómplices de esta lacra, donde con el dinero se compran las conciencias nuestro sistema el modelo neoliberal lo permite todo.

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s