¿Por qué es necesario volver al Capitolio?


4 Capitolio-Cúpula interiorPor: Yohan González

El titular en Cubadebate poco develaba la significación e impacto de la noticia. “Restauran Capitolio Nacional, Teatro Martí y Sloppy Joe” era el encabezado. Para algunos como yo, el titular no es una novedad. Acostumbrado a circular por las zonas del Centro Histórico de la capital cubana (convertido desde hace unos meses en mi hogar), ya es común para mí la imagen de un Capitolio “cerrado por restauración” y ocupado, sobre todo en días recientes, por andamios y del ir y venir de camiones llenos de materiales de la construcción. Pero en la noticia, más allá de la reciente reinauguración del Sloppy Joe Bar o de la reapertura el próximo noviembre del Teatro Martí, el regreso del poder legislativo cubano (Asamblea Nacional del Poder Popular) al Capitolio Nacional literalmente se robó el show.

El anuncio vino en voz de Eusebio Leal, historiador de la ciudad, uno de los hombres que más ha hecho en los últimos años por recuperar nuestra memoria y patrimonio. Quizás no era el indicado para dar tan magno y significativo anuncio, esperaba que fuera “informado” por Esteban Lazo, presidente de la Asamblea, o que una protocolar y bien redactada Nota Oficial en Granma comunicara al pueblo y al mundo la noticia. De todas formas los rumores son ciertos y ya están confirmados: 54 años después, volveremos al Capitolio. Pero, ¿por qué es necesario volver?

La pregunta fue tema de debate entre algunos amigos el sábado pasado. Aunque las posiciones sobre el tema eran tan diferentes y opuestas como tantas tonalidades hay desde el rojo hasta el azul, al final logramos el tan ansiado y hasta necesario consenso entre nuestras opiniones. Compartimos la idea de que, la vuelta al Capitolio debe marcar la renovación del trabajo de nuestro Parlamento y sobre todo el aumento de su presencia y activismo en la sociedad, el gobierno y la discusión inclusiva y sin secretos de nuestros problemas.

Pero la opinión de algunos de mis amigos me hizo comprender que la idea del “regreso” tiene detractores y acérrimos opositores. Al igual que para ellos, muchos cubanos siguen viendo al Capitolio como un símbolo de los males y defectos que aquejaron a la República cubana entre 1902 y 1959. En lo personal, me resisto a caracterizar nuestra historia republicana antes del 59 solo por la corrupción, la compra de votos o por la debilidad de las instituciones representativas del poder del Estado y el Gobierno entre las que caben el Senado y la Cámara de Representantes. En medio de esa sopa de males y conductas repulsivas llamada Cuba antes del 59, se mantuvieron los antecedentes y valores revolucionarios que permitieron en alguna medida llevar a Cuba hacia el primero de enero de 1959 pues nada cayó del cielo y mucho menos vino de la nada.

No es menos cierto que el Capitolio está ligado a los proyectos arquitectónicos que emprendió el gobierno del dictador (porque si lo es) Gerardo Machado. Pero,  el Capitolio Nacional no lleva el sello de Machado, como mismo no lo lleva la Carretera Nacional, la Escalinata de la Universidad de La Habana y mucho menos el Alma Máter de dicho centro. Si optáramos por “olvidar” y hasta reemplazar todos los símbolos que nos recuerden la República, La Habana y toda Cuba sufrirían un daño arquitectónico e histórico significativo y también por qué no, hasta turístico.

Volver al Capitolio no es una necesidad, es un deber. Es tomar un símbolo del pasado y usarlo para continuar en la construcción de una Patria más inclusiva, participativa, ciudadana y activa. Es honrar a figuras como Lázaro Peña o Juan Marinello quienes lucharon dentro de sus salones por hacer de la Constitución de 1940 una de las más avanzadas de América en su momento. Es honrar la memoria de los cinco obreros que perdieron su vida construyendo el edificio y que como bien dice una lápida ubicada en su interior es: Una plegaria para los que dieron su vida. Un recuerdo para todos los que pusieron en estas piedras brazos, ciencia y espíritu. Llevar a la Asamblea Nacional al Capitolio no significa instaurar un modelo pasado, sino tomar lo aprendido en tantos años de lucha y de construcción para crear una Cuba que tenga Socialismo, República y Parlamentarismo juntos.

El camino hacia el Capitolio está lleno aún de dudas y preguntas. Algunas podrían despejarse una vez llegue la tan ansiada y esperada Reforma Constitucional. Hará falta definir aspectos como el funcionamiento del Parlamento en el Capitolio, las formas y mecanismos para mejorar su papel legislativo y hasta cómo lograr que durante los 365 días del año el Parlamento haga sentir a todos los cubanos su presencia.

Por lo pronto no dejo de esconder mi felicidad y pleno apoyo a la noticia. No se equivocó el presidente cubano Raúl Castro cuando en un comentario a los diputados a la Asamblea Nacional en febrero último expresó: “un día habrá que regresar al Capitolio”. Y es que ese es el lugar que merece el Parlamento cubano, porque solo dentro de sus muros y no en otro lugar se podrá aspirar al deseo de Martí de construir esa Cuba “con todos y para el bien de todos.”

Anuncios

14 comentarios en “¿Por qué es necesario volver al Capitolio?

  1. La revolución es transformación constante, no es olvidar al pasado, sino tomar de el lo mejor y transformar lo que deba ser transformado para que la sociedad avance de forma correcta junto a sus hijos.

  2. Estoy completamente de acuerdo con la decisión de llevar al Parlamento al Capitolio. Creo que el Gobierno de Cuba tenía que saldar esa cuenta con la historia. En estos días me encontrado con artículos a favor y en contra de la decisión, pero la mayoría de ellos están a favor. Bravo por esa decisión. Espero que sea el inicio de un proceso de renovación de las instituciones democráticas cubanas.

  3. Estoy muy contento con la noticia, pero tengo muchas dudas de que pueda significar mucho para Cuba y su gente. Creo que el verdadero cambio, ese que necesitamos solo se podrá dar una vez se reinstale la Democracia en Cuba… La democracia de Verdad, no la mentira.

    1. Depende del tipo de “democracia” que se quiere instalar. Hoy en día existen muchos tipos de ella. El truco está en no engañarse y no dejarse llevar por copias. Creo que el modelo soviético se gastó, el americano es débil y poco representativo. Cuba necesita un modelo democracia nueva, fuerte, ciudadana, representativa, igual e inclusiva. Bien lo expresó el autor en su artículo.

  4. Me da igual donde este, la verdad… pa mi el capitolio es el lugar pa sentarse en las escaleras a comtemplar los limites entre las dos Habanas, la vieja y la del centro, no mas. Lo que estoy loca por ver si alguna vez en el parlamento, ahora capitolizado, habra una votacion no unanime, ahi si voy a creer que volver al capitolio fue algo importante. Los cubanos y cubanas discrepamos de todos y de todo, excepto en el Parlamento.

    1. Coincido completamente contigo mi negra. El regreso al Capitolio no significa para nada la renovación o mejora del funcionamiento de la Asamblea Nacional. Pero en el fondo influye en mucho y puede ser un factor de cambio.

      Como bien expresaste, está ubicado en la unión de dos Habanas. Tan solo dos de tantas Habanas, pq bien sabes que la Habana es la mezcla de muchas. La ubicación del Capitolio acercará a los diputados a la AN a una Habana que quizás han olvidado, seducidos por la modernidad y hasta snobismo de Siboney, Flores y Miramar.

      Estar en el Capitolio, en pleno centro de La Habana le permitirá a los diputados que a la hora de votar y dar una opinión tengan q mirar afuera de las ventanas y en vez de ver helechos y arboles bien cuidados, verán un panorama que refleja una Cuba necesitada de mucho más que unanimidad. Esa para mi es la gran ventaja del Capitolio, no se si coincidimos.

      1. Si coincido, pero veremos que pasa… ojala le den la indicacion de que cada quien sea quien es, me resisto a pensar que todos y cada uno de esas personas piense igual. Espero que cuando tengan que decidir algo haya quienes miren pa las palmas, otro pa lo la sala de deportes, otros pa la Fuente de la India pa ver si son un poquito diferentes entre si..

  5. Bravo por este artículo. Me sorprende que desde Cuba se haya avivado un debate sobre el regreso al Capitolio. Es una medida que a mi entender es buena, pero que al final no resuelve la situación de falta de participación de la Asamblea Nacional en la vida política de Cuba. Creo que las revisiones que Cuba tiene que hacer en su modelo de república deben de venir cargados de empoderar aún más a la población y darle espacios de debate y de acceso a la Asamblea Nacional a quienes deseen y no a quienes sean más notables o ilustres.

    Coincido contigo Yohan en que nada malo tiene utilizar símbolos de la antigua República para construir una mejor.

    Saludos de un cubano revolucionario pero demócrata q vive en Colombia

  6. QUE BUENAS NOTICIAS, LA RESTAURACION DE ESTAS INSTALACIONES NO SOLO EMBELLECEN EL ENTORNO, SINO QUE LE DAN UTILIDAD PRACTICA Y FUNCIONAL. EN CUANTO A LA SER LA SEDE DE LA ASAMBLEA NACIONAL DEL PODER POPULAR ES MUY CORRECTO, PUES SE AHORRAN EL EDIFICIO QUE ESTA EN PLAYA Y ASI EL PRESIDENTE DEL PARLAMENTO ESTA EN EL MISMO LUGAR DONDE SESIONAN LOS DIPUTADOS. ADEMAS LLEGARA EL MOMENTO EN QUE DADO LA CANTIDAD DE CIUDADANOS QUE TIENE NUESTRO PAIS, NO NECESITE TENER MAS DE 600 DIPUTADOS, TAMBIEN AQUI SE PUEDEN HACER MODIFICCIONES EN LAS LEYES VIGENTES Y REDUCIR UN NUMERO DE DIPUTADOS QUE TIENEN OTRAS RESPONSABILIDADES ADMINISTRATIVAS POR LAS QUE REALMENTE TENDRIAN QUE RENDIR CUENTA ANTE EL PARLAMENTO. REITERO MUY BUENAS NOTICIAS Y ALENTADORAS ACCIONES DE RESCATE ARQUITECTONICO, CULTURAL E HISTORICO.ADELANTE ASI SE CONSTRUYE NUESTRO SOCIALISMO DEMOCRATICO Y SUSTENTABLE.

  7. Una vez mas me siento satisfecho de las cosas que se estan retomando como acciones buenas que no son mas que el rescate de entidades que nos presentan al mundo como nacion civilizada y con una cultura que se afianza luego de nuestra independencia de la metropoli española y mas tarde con la Revolucion vencedora iniciada por la generacion del centenario dirigida por Fidel y que triunfa en enero de 1959. Tuve la oportunidad hace unos 30 años, de visitar el salon donde sesionaban la camara de Representantes y el Senado y, su majestuoso moviliario habilitado con madera preciosa y muy bien conservado. En aquella ocasion me parecio absurdo la inhabilitacion de tan bella sala ideal para lo concebido. Cuando conoci por comentario creible y luego la difusi{on de la noticia varios dias despues, me senti una vez mas obligado a reiterar mi confianza en la labor del doctor Eusebio Leal reviviendo nuestra casi muerta e historica Habana Vieja, sembrada de tanta historia, cultura y humanidad. Bienvenido todo lo que se hace en torno a esas instalaciones emblematicas

  8. Excelente noticia, siempre me parecio fuera de lugar lo de Academia de Ciencias, para lo cual se puede disponer de otro edificio mas idoneo, y retornarle su funcion original, como sede del Parlamento o Asamblea.

  9. A mi no me gusta la idea. La República fue muy mala para Cuba. Fuimos un país al servicio de Estados Unidos y con gobiernos corruptos. Me gusta más q se quede en el Palacio de las Convenciones, significa la etapa de la Revolución y marca distancia del pasado. Esa es mi opinión espero q sea respetada.

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s