México – Canadá: Tremenda piñazera


Por: El Colimador Cuba

Nunca me canso de decir que el béisbol no es un deporte para señoritas, aunque ya las señoritas lo practiquen. Es un juego de caballeros y cuando se violan las reglas éticas no escritas que lo rigen siempre se acaba como la fiesta del Guatao. El partido entre México y Canadá jugado en el día de ayer pasará a la historia de los Clásicos Mundiales como un ejemplo de la afirmación anterior.

Todo comenzó cuando en la 8va entrada Edgar González aprovechó un marcador súper adverso para robarse impunemente la tercera base, algo que en los canadienses interpretaron – y pienso que con razón – como un desafío, y que no les hizo ninguna gracia, sobre todo al receptor que aprovechó que le tocaba batear en el noveno para devolverles la ofensa a los mexicanos tocándoles la bola por tercera y echándole jugo de naranja agria a la herida de los cuates que veían que se les iba el Clasico. La tapa al pomo se la pusieron los mexicanos dándole un pelotazo intencional al siguiente bateador, Rene Tosoni, y ahí mismo se formó la de San Quintín.

Los canadienses abandonando su tradicional pacifismo le fueron arriba al lanzador mexicano y literalmente lo molieron en un círculo de gaznatones que trataron de romper sus contrarios, convirtiendo la grama del Chase Field de Phoenix en una batalla campal que a duras penas pudo contenerse.

Al final México eliminado y Canadá se juega la vida hoy contra Estados Unidos…

Anuncios

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s