El Obama 2.0 (tercera parte y final): Esto no es como me lo contaron…


¿En qué piensas?Me demoré un poco en terminar este último artículo. Desde el mismo momento en que comencé a escribir este ciclo de tres artículos, dudé sobre las posibilidades de que fuera muy visitado.  La competencia es dura, son cientos y hasta miles de sitios webs los que constantemente, día tras día, minuto a minuto, dedican espacios  para hablar y seguir las acciones de Barack Obama. A pesar de todo he comprobado que tengo fieles lectores en esta materia. Ya seis personas por diferentes vías, me han llamado la atención sobre la necesidad de culminar este trío de posts. Para estos amigos y fieles lectores, la mayoría cubanos, les dedico este capítulo final.

No podría comenzar el análisis sin hacer énfasis en la elección de John Kerry como sucesor de Hillary Clinton al frente de la Secretaría de Estado.  Kerry tuvo su premio de agradecimiento. Permaneció en el Senado estadounidense por casi 30 años (1985-2013), “soportó” la Revolución Conservadora (Administraciones  de Reagan y Bush Padre 1981-1993). Pero sobre todo, fue el “kamikaze” que el Partido Demócrata envió a estrellarse contra el acorazado W Bush – Cheney en las “elecciones” de noviembre de 2004. Hoy el hombre recibe el control del Edificio Harry S. Truman en el 2201 C Street de  Noreste del Distrito Columbia y de esta manera Barack Obama paga su deuda pendiente, con un hombre en varias ocasiones a lo largo de los últimos cuatro años le tiró literalmente la soga en los asuntos de política exterior.

En el Caso Cuba, Kerry es considerado por algunos como la pieza fundamental. Tanto quienes  piden hoy una verdadera flexibilización como quienes desean continuar con la “frialdad” miran atentamente los pasos del hombre y esperan saber cual será su posición como secretario. Bien calificó este asunto el amigo Humberto, en su artículo John Kerry, ¿El Hombre? el cual fue publicado en este blog, cito:

Jonh Kerry parece ser el hombre del cambio, el hombre que desde su puesto de senador ha sido un frecuente crítico de los esfuerzos de 50 años de Washington por forzar un cambio de “régimen” en La Habana. Kerry ha sido el escéptico más prominente en el Senado de los esfuerzos “democráticos” financiados por EE.UU. para respaldar a grupos “disidentes” en Cuba y transmitir por medio de programas de radio y televisión originados en Miami una programación mediática contra el gobierno de la Isla. El senador también ha favorecido el levantamiento de las prohibiciones de viajes de los estadounidenses a la isla y la apertura del turismo al único país en el mundo al que el gobierno de EE.UU. restringe a sus ciudadanos visitar.

Tengo mi visión personal sobre este asunto, hace algunos días, dialogando en las redes sociales con alguien que quizás este leyendo este artículo, le expresé mi pronóstico. No lo haré publico, no deseo unirme al club de quienes lanzan hipótesis tempraneras. Quizás una vez pasen las elecciones intermedias de noviembre de 2015, en las cuales se elegirá a los miembros del Congreso y el tercio de los miembros del Senado de Estados Unidos, pueda hablar con calma sobre lo que pasará.

Por lo pronto, Kerry está más ocupado en un asunto más importante y que acapara titulares en estos minutos en todos los medios noticiosos a nivel global. El ensayo nuclear de Corea del Norte (Oh, esos norcoreanos, nadie los entiende).

Pero volvamos a Obama, al fin y al cabo todo el mundo hace (supuestamente) lo que su jefe le ordena.

Ayer mismo, el actual presidente estadounidense dio su quinto discurso sobre el Estado de la Unión. Por primera vez en la historia, los cubanos pudimos tener la posibilidad de ver en vivo este discurso (gracias Telesur), aunque quizás la mayoría de los televidentes no lo vio, era noche de telenovela brasileña. No tuve la oportunidad de ver el discurso, aunque si me di la tarea de leerlo hoy en la mañana, y aquí les presento a mi entender las frases claves de su discurso:

1. (…) no podemos pedirles a las personas de la tercera edad y a las familias trabajadoras que acarreen el peso completo de la reducción del déficit mientras no les pedimos nada más a los más ricos y más poderosos.

2. Reduciremos los subsidios de los contribuyentes a las compañías farmacéuticas y les pediremos más a las personas de la tercera edad que cuentan con más recursos.

3. (…) por el bien de nuestros hijos y de nuestro futuro, tenemos que hacer más para combatir el cambio climático.

4. Nuestra economía cobra mayor fuerza cuando aprovechamos los talentos y el ingenio de inmigrantes esforzados y optimistas

5. (…) una reforma (migratoria) verdadera significa reparar el sistema de inmigración legal para acortar los períodos de espera, reducir la burocracia y atraer a los empresarios e ingenieros altamente calificados para que nos ayuden a crear empleos y fomentar nuestra economía.

6. (…) en los dos meses desde Newtown, más de un millar de cumpleaños, graduaciones y aniversarios nos han sido robados de nuestras vidas por la bala de un arma de fuego.

Economía, creación de empleos, energía y cambio climático, control de armas, inmigración y matrimonio homosexual serán los puntos principales de la agenda de Obama para su segundo mandato. Algunos puntos avanzarán más que otros; en este sentido, a mi modo de ver, sus planes en asuntos como el control de armas, el matrimonio homosexual y algunos puntos de su agenda de inmigración no avanzarán mucho gracias a la burocracia política, el conservadurismo y el filibusterismo, muy comunes en el Congreso estadounidense.

El camino del Obama 2.0 aunque parece largo, no lo será tanto. Técnicamente solo tiene este año para gobernar y hacer avanzar políticas prioritarias. A partir de la segunda mitad del 2014, todo girará alrededor de las elecciones intermedias y tras estas, el Partido Demócrata pase lo que pase estará en desventaja frente a los Republicanos, quienes tendrán cuatro años para reorganizarse y fortalecer puntos débiles con vistas a las presidenciales de 2016. En una ocasión un expresidente  comentó que el segundo mandato es solo un conteo regresivo.

El 20 de enero de 2017, aproximadamente a las 11 y 25 de la tarde de la ciudad de Washington D.C (hora del este), Barack Hussain (que nombrecito) Obama entregará el mandato a su sucesor, o también sucesora, ya en otro artículo hablaré de ello.  En ese momento, el primer presidente afroamericano se conectará casi por telepatía con varios expresidentes, principalmente George W. Bush.

Mientras observa como toman juramento a quien le sustituirá, en su mente se estarán juntando tantas preguntas, dudas y hasta insatisfacciones. Quizás cumpla sus planes. Quizás no. Pero lo que si es seguro es que ese día se dirá a sí mismo: esto no es como me lo contaron.

Anuncios

Un comentario en “El Obama 2.0 (tercera parte y final): Esto no es como me lo contaron…

  1. Este Obama no lo esperaba nadie, es de los hombres que dicen una cosa y hace otra (algo muy común en los presidentes de Estados Unidos). Hablo de cambios antes de su primer mandato, de retirar tropas militares, de cerrar bases navales, de hacer un Estados Unidos diferente, pero lo que hizo fue cambiar las tropas de lugar y expandir los planes guerreristas del Imperio Gringo, seguir con los arrestos secretos y los asesinatos selectivos…Este Obama es otro asesino, tiene que hacer algo bastante grande para que el legado de su primer mandato no le pase factura a la hora de dejar su legado para los libros de historia.

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s