¿Es Cuba el nuevo mercado emergente?


Por: Alexa van Sikle (Forbes)

Traducción: Progreso Semanal

Cuba Libre
Cuba Libre (Photo credit: flippinyank)

El 11 de diciembre, Cuba autorizó la formación de cooperativas no agrícolas. Última en una serie de pequeñas liberalizaciones, esta medida pudiera llevar a la formación de pequeñas y medianas empresas en Cuba, y transformar sectores de la economía cubana.

Los pequeños cambios que permiten algunos negocios pequeños coinciden con los propios cambios de política en EE.UU. Como resultado, el embargo económico, el cual impide la mayor parte de los negocios y viajes en Cuba por parte de firmas y ciudadanos norteamericanos, se está volviendo más poroso. En 2009, el presidente Obama suavizó las restricciones de viaje y las remesas para los cubano-americanos, lo que les permitió invertir en pequeños negocios privados. Los ciudadanos norteamericanos ahora pueden viajar legalmente a Cuba. Pero ¿es hora de mirar a Cuba como un mercado emergente viable?

La opinión pública en EE.UU. está cambiando a favor de normalizar los lazos y el cabildo norteamericano de negocios en particular desea aprovechar el mercado sin explotar, el cual considera que es de $1 mil millones de dólares al año.

Productos Agrícolas

A pesar del embargo, EE.UU. es el mayor exportador de alimentos y productos agrícolas a Cuba –aproximadamente 30% de las importaciones cubanas de alimentos. Bajo la Ley de Reforma de Sanciones y Ampliación del Comercio del 2000, cientos de hombres de negocios viajan a Cuba todos los años para vender productos agrícolas. El truco reside en que Cuba debe pagar en efectivo por adelantado por estas transacciones.

Independientemente de esto, desde que el comercio comenzó en 2001 Cuba ha comprado a Estados Unidos más de $3,5 mil millones de productos agrícolas. Ventas modestas de $138 millones en aquel año subieron de manera continua hasta llegar a un máximo de $710 millones en 2008, según estadísticas del Concejo Comercial y Económico EE.UU.-Cuba.

Las exportaciones agrícolas de EE.UU. a Cuba se han reducido en años recientes, ya que los problemas económicos cubanos la han obligado a buscar en otros lados términos más baratos y menos complejos –por ejemplo, Vietnam y Venezuela. El Concejo Comercial y Económico EE.UU.-Cuba señaló que las exportaciones agrícolas declinaron en 6% en 2011, después de una declinación de 31% en 2010.

Un reporte de Peter Orsi, de Associated Press, desde una feria agrícola en La Habana en noviembre de 2012, observó que “algunas compras de productos norteamericanos han permanecido a los mismos niveles, como soya y aves, [pero] otros han caído bruscamente, incluyendo alimentos procesados de marca y granos”. Pero, agregó, firmas norteamericanas en la feria –que incluían a Kellogg’s, Gatorade, Hormel y Hunt– eran optimistas y están tratando de situarse para cuando se elimine el embargo.

Clima Frío de Negocios

Cuba tiene potencial de crecimiento en un número de sectores, incluyendo turismo, agricultura de alto valor e incluso recursos naturales, pero realizar negocios allí es aún un reto, señaló Richard E. Feinberg en un informe de la Institución Brookings titulado “La Nueva Economía Cubana: ¿Qué Papel para Inversión la Extranjera?”

“En principio, las leyes cubanas para la inversión extranjera ofrecen condiciones favorables y… algunas joint ventures (JV) están navegando con éxito en el sistema económico cubano. Pero el gobierno ha mantenido a muchos pretendientes en espera de la luz verde final”.

Feinberg dice que los inversionistas extranjeros encuentran un “cuadro legal elástico” y un “frío clima de negocios”, pero explica que hay algunos beneficios en la economía socialista de Cuba para las compañías extranjeras: “Una vez admitidas las JV, a menudo se les conceden monopolios o cuota dominante de mercado en segmentos de mercados clave… El estado cubano restringe la entrada al mercado de otros competidores extranjeros o por parte de empresas nacionales”.

En el creciente sector del turismo, muchas compañías europeas y canadienses han avanzado en el desarrollo de grandes hoteles y campos de golf –a pesar de algunos casos sonados en el que ejecutivos extranjeros han sido encarcelados– porque creen que entrar desde la base les logrará enormes beneficios cuando el país se abra a los turistas norteamericanos.

¿Cuestión de Tiempo?

¿Qué probabilidades hay de que el embargo sea eliminado dentro de poco? Por parte de EE.UU., el embargo no cambiará sin la aprobación del Congreso. Haría falta un cambio mayor dentro de Cuba, lo cual no podría suceder la próxima semana o incluso el próximo año. Pero el énfasis creciente de Cuba en la inversión extranjera es una oportunidad para el crecimiento sostenible y el cambio. Ha habido también un hecho significativo, pero menos comentado: en 2011 se hizo legal, por primera vez en 50 años, que los cubanos compraran y vendieran propiedades. Esto podría provocar importantes cambios sociales y finalmente cambios políticos, lo cual podría ayudar a descongelar las relaciones EE.UU.-Cuba.

Feinberg llega a la conclusión de que hasta que se elimine el embargo, EE.UU. debe “construir a partir de la reciente liberalización en cuanto a remesas y viajes para promover ayuda adicional al emergente sector privado en Cuba”.

Puede que sea demasiado pronto para entrar, pero ciertamente no es demasiado temprano para que las compañías norteamericanas comiencen a pensar acerca del futuro y de las oportunidades de inversión en Cuba. Los negocios deben monitorear las relaciones EE.UU.-Cuba y el desarrollo para la empresa privada en Cuba. La Oficina de Control de Valores Extranjeros del Departamento del Tesoro de EE.UU. publica alertas cuando se enmienda la política hacia Cuba, y la oficina también suavizó recientemente las restricciones a los viajes de negocios

“Cuba se está convirtiendo cada vez más en un mercado importante para compañías norteamericanas… Todo el mundo quiere tener algún tipo de presencia”, dijo a Orsi en la Feria Agrícola de La Habana Hector Rainey director general de Intervision Foods, de Atlanta. “Si algo cambia de pronto, ellas tendrán una presencia aquí”-

Tomado de Forbes

Anuncios

3 comentarios en “¿Es Cuba el nuevo mercado emergente?

  1. No es menos cierto que en caso de que el bloqueo se levantara, las compañías norteamericanas, principalmente las involucradas en el mercado de la agricultura, encontrarían en Cuba un excelente mercado. La cercanía, las deficiencias en la producción de alimentos, principalmente en carnes y leche, la calidad de los productos estadounidenses así como un tratamiento preferencial al estilo del libre comercio generaría cientos de millones de dólares de ganancias para ambos lados.

    Pero lamentablemente quienes entorpecen el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos como la Ross Lehtinen, el Balart o el senador Menendez de conjunto con los vegestorios extremistas de Miami ganan su dinero producto de los dividendos del dinero que malgastan del contribuyente.

    La clave estaría en hacer lobby, que las compañías norteamericanas gastaran dinero en comprar influencias políticas y lograr que en Estados Unidos sobre todo en el congreso se cambie la concepción sobre el asunto de Cuba.

    Cuba es un mercado que fácilmente Estados Unidos podría aprovechar. Eso lo sabía Monroe, Hamilton, Jefferson y Roosvelt.

    1. Muy interesante tu disertación Aurora. Cuba es un mercado potencial y que con los años podrá crecer. Soy del tipo de gente que la clave para el crecimiento de Cuba está en la inversión extranjera y en el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. En Estados Unidos hay muchas que no hay que ir a China o Rusia a buscar. Y en Cuba, los norteamericanos pueden encontrar productos muy interesantes y a menor costo, como por ejemplo el ron o el tabaco.

      Pero en el caso del ron, empresas como Bacardí, pagan millones de dólares para tratar de convencer a los políticos estadounidenses de no mejorar las relaciones con Cuba. Pues a lo largo de todo US ellos se presentan con la genuina marca de ron cubano.

      Es un cuento de nunca acabar, las claves están al alcance de la mano de uno y otro bando. Y el problema radica en la capacidad de que ambos gobiernos, el cubano y el estadounidense se sienten a conversar. Los americanos no se sentaron a conversar con los vietnamitas o hasta han hablado con los coreanos o los iraníes.

      El gobierno de Cuba está dando pasos importantes, que más quieren los americanos. Hay muchas cosas que solo se lograran con el tiempo, pero lo que se ha hecho si que es histórico y creo que si ellos quieren pasos y voluntad por la parte cubana ya se la hemos dado. Ahora le toca a ellos.

      1. Gracias por responder mi comentario. yo creo que a Cuba y al gobierno de Raúl Castro le corresponde resolver otros asuntos. ¿Qué tal el asunto de Alan Gross? ¿Expresión, Democracia? Todo eso está pendiente. Yo creo que el ejemplo de sistemas como el venezolano, el argentino o el ecuatoriano son buenos ejemplos.

        En otro caso es bueno que la propia revista Forbes se acerque al asunto. Porque si Cubadebate o JRebelde escriben de ello nadie replica nada de nada y no llega a ningún lugar. Forbes tiene gran impacto en muchos lugares y hay senadores y congresistas que leen de ello.

        Bravo por este blog.

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s