Agua con cloro


DSCF1988Por estos días en el buscador Google la palabra Cólera difícilmente puede dejar de asociarse con el tema Cuba. En pleno proceso de redacción de este post intenté buscar información sobre el cólera y las noticias sobre el brote en Cuba saltan visiblemente a la vista. Según varios medios de comunicación, todos con servidor fuera del país, Cuba aún no se recupera de la supuesta “crisis sanitaria”.

Un titular noticioso en el portal web de la descompuesta Radio TV Martí expresa: Alertan a viajeros en EEUU sobre cólera en Cuba. Ojo, hablamos del mismo “medio de información” que en múltiples ocasiones se ha mostrado a favor de que tanto los estadounidenses como los cubanoamericanos no visiten Cuba. Lamentable que por estos días, gracias a artículos como ese, la imagen de Cuba, país lleno de atractivos turísticos y tierra de seres trabajadores, dignos y dedicados, tienda a ser mezclada con la idea de un país lleno de enfermos y de gente muriendo en las esquinas por el azote de la mortal enfermedad.

Pero este artículo dista mucho de ser un artículo politizado, aunque dudo mucho que algunas personas no dejen de malinterpretar mis palabras y acusarme de “oficialista” como en una ocasión alguien escribió en un comentario, opinión que respeto pero con la cual no concuerdo. Este artículo pretende demostrar como, nosotros, los cubanos hemos asumido los riesgos de la enfermedad y hemos puesto en primer orden la palabra prevención, como nuestra arma para evitar que hoy Cuba no sea un país de gente muriendo en las esquinas.

Desde el mismo momento en que en La Habana se regó la bola (NOTA: en Cuba se asocia la expresión “se regó la bola” a que un comentario anda de boca en boca)  de casos de cólera en el municipio Cerro, las personas, que gracias a tantos y tantos mensajes educativos sobre el cuidado y la prevención de enfermedades, comenzaron a tomar medidas para evitar ser alcanzadas por la escalofriante enfermedad.

A medida de que la “bola” se convirtió en verdad, en La Habana, el precio de la lejía, útil producto para la limpieza y la desinfección de superficies, alcanzó gran demanda llegando a ser víctima de la especulación y el acaparamiento. El uso del hipoclorito de sodio para la desinfección del agua potable fue también una de las medidas utilizadas para prevenir el contagio.

Quienes recorremos diariamente cada punto de esta ciudad-capital cosmopolita pudimos observar como en los establecimientos comerciales tanto estatales como cuentapropistas (en lenguaje capitalista: privados) se hizo muy común la presencia de un envase con cloro y agua como medida preventiva y de control.

DSCF1994

Aunque el Gobierno y las instituciones sanitarias han divulgado materiales educativos con vistas a mejorar la cultura preventiva, la clave fundamental que ha evitado que en Cuba NO HAYA UNA EPIDEMIA es la misma decisión del cubano de entender los riesgos y de asumir la máxima de que cualquiera que no se cuide y prevea puede resultar contagiado.

Sé que hay personas que han resultado afectadas por la mortífera enfermedad, ignoro y no tengo ningún deseo de conocer la cifra oficial de afectados. A lo contrario de muchas personas que han escrito sobre este tema, algunas que aprecio por su trayectoria periodística, que han incluso llegado a divulgar los nombres e historias de supuestos fallecidos, yo no pretendo hablar de muertos y hospitalizados. Es por ello que aplaudo y lo continuaré haciendo, la decisión de nuestro medios de prensa de no divulgar si quiera los nombres de las personas, pues soy un fiel seguidor de la privacidad personal y del respeto del dolor ajeno.

Por lo pronto la magnifica fórmula de Agua con Cloro nos ha ayudado a evitar que hoy Cuba no sea un Haití o un Nepal o un Burundi.

Quizás este artículo poca repercusión tenga, vivimos en un mundo donde el sensacionalismo gana adeptos y divulgación en los grandes espacios, pero este es un grano de arena que no podía dejar de dar, en pos de que haya alguien que no hable de supuestas epidemias y muertes.

Acompaño este artículo con fotos que el colega Abelito, “fotográfo oficial” de este blog, hiciera de la presencia del Agua con Cloro en los establecimientos habaneros.DSCF1995 DSCF1993 DSCF1992 DSCF1991 DSCF1989 DSCF1996

Anuncios

4 comentarios en “Agua con cloro

  1. Es una lástima que sean otros y no nosotros mismos los que podamos ofrecer informaciones claras y convincente sobre lo queacontence en nuestro país. Seguimos perdiendo espacio vitales en la comunicación. Debemos convencernos de que con un buen tratamiento mediático (recoradar que estamos en temporada alta del turismo) todo puede ser publicado…

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s