Tres… Dos… Uno…


pasaporte-cubanoEl próximo 14 de enero marcará un antes y un después para Cuba y su gente. Como es bien conocido, ese día entrarán en vigor las modificaciones a la ley de migración  que el gobierno de esta ínsula en actitud soberana aprobó.

La noticia arrancó alegrías a algunos y lágrimas a otros,  esto último puede comprobarlo personalmente pues ante mis ojos una excompañera de trabajo lloró y dio gracias a la Virgen por tener al fin la oportunidad de reencontrarse con su hija que hace diez años no veía. Todo el mundo quería saber de la nueva ley, en solo unas horas las ediciones de la Gaceta Oficial no daban abasto a la inmensa demanda, mientras algunos vendedores ambulantes de prensa que pululan por nuestra Habana lucraban con tan codiciado material.

Pero el impacto no solo se sintió en Cuba, varios despachos de prensa de agencias noticiosas internacionales dieron cuenta de lo que estaba pasando. Así, el tema de la actualización de la política migratoria en Cuba se convirtió en la noticia más comentada y debatida en todos los rincones en aquel histórico 16 de octubre de 2012.

Pero quienes están (como se dice en buen cubano) para el daño, no dudaron en ningún momento en comenzar a lanzar hipótesis y comentarios sobre lo que vendrá e incluso a recurrir al Departamento de Estado de Estados Unidos o a la Casa Blanca para buscar respuestas sobre lo que hará el vecino del norte para “frenar” la que definieron como posible “ola de inmigrantes”.

Personalmente,  a partir del 14 de enero, lo único que veremos será como se restablece un puente que durante varios años no estuvo en su máxima capacidad y que permitirá reunir a los que se fueron con los que se quedaron, parafraseando a Pichi Perrugorría.

Colas y dudas

oficina-de-inmigración-cubaRecuerdo que aquel 16 de octubre me encontraba en el Vedado por cosas de trabajo, y mientras estaba tratando de encontrar almuerzo, decidí llegarme hasta la Oficina de Inmigración y Extranjería de 17 para saciar mi curiosidad sobre el impacto del anuncio. No me sorprendió ver el tumulto (grupo o aglomeración) de personas a las afueras de la oficina tratando de llegar al área de información para documentarse sobre las nuevas decisiones y los cambios. Muchos preguntaban sobre el precio del pasaporte, otros sobre las embajadas que no tenían la carta de invitación como requisito y otros preguntaban sobre el tiempo de estancia en el exterior.

Por suerte para todos, el Estado (que gracias a Dios había previsto las posibles dudas) presentó un programa especial de la TV donde varios funcionarios explicaron con detenimiento la mayoría de las preguntas. La naturaleza, que en ocasiones se porta majadera, puso por esas fechas el paso del huracán Sandy, que tantos estragos y penas causó a los compatriotas del Oriente, especialmente los rebeldes de Santiago, e impidió que buena parte del país pudiera ver el programa, aunque luego fue retransmitido.

A pesar de todo siguen algunas dudas, y sobre todo no se ha divulgado de manera “oficial” una comunicación sobre las embajadas a las cuales no es necesario presentar carta de invitación,  aunque si muchos han conocido algo de esto mediante una dichosa lista que anda dando vueltas por la Habana. Cuando tuve la ocasión de  leerla pude notar que la mayoría son islas como nosotros y muchas en el Pacífico, ejemplo Micronesia.

México lindo y querido

No es un secreto para nadie que la vía Cuba-México-Estados Unidos se ha convertido en la nueva solución para quienes deciden “dejarnos” y abandonar definitivamente Cuba con vistas a Estados Unidos. Es por ello que al igual que el gobierno de USA muchos le pidieron una respuesta a México sobre el tema de controlar el flujo, a lo cual el gobierno azteca (que en aquel entonces estaba en transición), no se ha decidido a responder.

Dudo mucho que México tome una posición en contra de Cuba sobre esto.  Cuba ha mantenido excelentes relaciones bilaterales con este país, incluso cuando era el único que nos reconocía como tal.

Punta Cana o Varadero

Una de las nuevas ventaja alcanzadas con la ley modificada es que se podrá fortalecer no solo el turismo de nuestros emigrados en Cuba sino que permitirá que los cubanos puedan viajar a otros países como turistas. Cuando digo esto, los más románticos o lo más aventureros piensan en poder ir y conocer París o las Pirámides de Egipto, peor lamento decirles que estos dos países no están dentro del listado de los países sin visado.

Uno que si tiene esa facilidad es República Dominicana, un vecino nuestro. Su principal atractivo son su playas paradisíacas y sus enclaves turísticos. Punta Cana es quizás el más conocido y más representativo a la hora de hablar de hablar de un “Paraíso a la Dominicana”.  Quizás ese sea el objetivo de algunos cubanos, sobre todo aquellos que no se tengan que preocupar por el salario de un mes.  Quizás el próximo 14 de enero, cuando suenen el disparo de arrancada, mientras nuestro hermanos en el exterior regresan para descubrir los cambios en Varadero algunos cubanos cansados de ir al mismo lugar de vacaciones tomen un vuelo para pasar sus primeras vacaciones en Punta Cana.

Anuncios

Expresa tu opinión en un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s